Cuando no funcionan los controles, los problemas se agrandan

Cuando no funcionan los controles, los problemas se agrandan

Compartir

Más de tres meses después de que una investigación periodística alertara sobre operaciones irregulares por parte de la corredora rosarina Sebastián Grimaldi S.A. y el acopio cordobés Leones Agropecuaria SRL, la Dirección Nacional de Control Comercial Agropecuario finalmente procedió a suspender a ambas empresas.

El Semiárido había dado cuenta en un resumen de notas sobre esta situación que se había generado en la zona núcleo de producción de cereal del país.

En Leones Agropecuaria SRL los agentes de Control Comercial comprobaron “que había quebrado argumentando una estafa por parte de la corredora de la que a la vez era socio (Sebastián Grimaldi S.A)”.

“Respecto de la corredora en sí misma, el personal actuante se apersonó en las oficinas que se hallaban cerradas, en los domicilios de los titulares (Sebastián Grimaldi y Eduardo Nannini) y en el del abogado de la firma sin poder dar con el paradero de ninguno de ellos”, indica un comunicado publicado hoy por la Secretaría de Agroindustria.

“Asimismo, se constató que desde el año 2017 la firma (Sebastián Grimaldi S.A) declaraba no tener movimientos en las Declaraciones Juradas de granos en las que obligatoriamente debe declarar las toneladas mensuales de las operaciones en las que interviene”, añade el comunicado.

Por lo tanto, la Dirección Nacional de Control Comercial Agropecuario procedió a suspender de manera automática la matrícula “a instancias de la resolución 21-E/2017 y sus modificatorias”.

El punto 2.9 de resolución 21-E/17 del entonces Ministerio de Agroindustria dispone que en el rubro granario “se procederá a la baja de las plantas (del Registro Único de Operadores la Cadena Agroindustrial) que no estén en actividad por un lapso superior a los 180 días corridos o si las mismas son utilizadas únicamente para recibir y emitir cartas de porte sin el movimiento físico de carga y descarga de granos, acto administrativo que se dictará sin necesidad de intimación previa”.

Eso implica que, si la firma Sebastián Grimaldi S.A. no había declarado operaciones de compraventa de granos desde 2017, a mediados del año pasado la Dirección Nacional de Control Comercial Agropecuario ya contaba con potestad para dar del baja del RUCA a la corredora. Pero, por alguna razón, los controles fallaron.

El alerta comercial no provino de un control realizado por alguna agencia estatal, sino de un periodista, Mariano Galíndez, quien hizo pública la situación a través de un artículo difundido el pasado 6 de enero en el portal PuntoBiz.

Sebastián Grimaldi S.A. tiene a la fecha 616 cheques rechazados por un monto total de 77,4 millones de pesos, según registros del Banco Central (BCRA). En tanto, Leones Agropecuaria SRL cuenta con 379 cheques rechazados por un suma total de 38,2 millones de pesos.

Los cheques rechazados corresponden a las operaciones liquidadas por las firmas ahora suspendidas. Pero existe una proporción importante de productores que entregaron grano al acopio y no llegaron a liquidar la venta del mismo, con lo cual el monto total comprometido es bastante superior al que aparece actualmente en los registros del BCRA.

Fuente: Valor Soja