Mosca de los Frutos: Senasa bajó el estatus de Mendoza y...

Mosca de los Frutos: Senasa bajó el estatus de Mendoza y mantiene el de San Juan

Compartir

Hace días se supo que en la provincia de Mendoza el Senasa la puso zona de “baja prevalencia”, el mismo que tiene San Juan, donde los valles declarados mantienen esa situación y mejoraron la merma de moscas, según revela el portal Tiempo de San Juan.

En la lucha contra la Mosca de los Frutos, una plaga para la producción de las economías regionales, Mendoza siempre había sobreactuado su diferencia con San Juan, destacando que tenían mejor estatus, es decir mejor situación respecto a la cantidad de moscas. Pero ahora el Senasa, que fiscaliza los programas que buscan diezmar la mosca, puso a Mendoza en tela de juicio al bajarle el estatus y puso a toda la provincia como zona de “baja prevalencia”, incluso las zonas que habían sido declaradas “libre de mosca”. En el medio, denuncias por mal manejo de fondos y el alejamiento del titular del ISCAMEN, Raúl Millán, instituto que administra el dinero del programa. Mientras que en San Juan, desde el 2012 la plaga viene bajando en forma lenta, pero continua.

El Programa de Control y Erradicación de la Mosca de los Frutos de San Juan (Procem) es vital para las economías regionales, para que la producción de frutas, que son hospederos de la mosca, sea sana y pueda salir al mercado externo sin problemas.

El Procem lo coordina Senasa, pero en las provincias tienen distintos ejecutores: en San Juan, a través de un convenio entre Senasa, Gobierno de San Juan y Cámara de Comercio Exterior. Y se financia con fondos de todas las partes intervinientes. En Mendoza, un convenio entre Senasa, Gobierno de Mendoza e Iscamen, que es el organismo de sanidad vegetal de Mendoza.

Es por eso que las barreras fitosanitarias de las provincias tienen distintos valores, la de Mendoza ($30 por auto) siempre fue mucho más cara de la de San Juan ($12 por auto). Estas barreras tienen como objetivo evitar el paso de frutas de zonas con estatus diferente y la desinsectación de los vehículos de todo tipo.

Periódicamente Senasa realiza auditorías en la ejecución del plan y según el nivel de plaga son los estatus fitosanitarios que se puede tener. “Mendoza tenía un estatus fitosanitario un poco mejor que San Juan, ese poco es una diferencia de mucho trabajo en el tiempo. En San Juan, en zonas climáticas más favorables como Calingasta, Jáchal e Iglesia, estamos en “baja prevalencia”. Mientras que en los valles de Tulum, Ullum y Zonda, sigue el estatus de “área bajo control”, explicó Valeria Pantano, directora del Procem en la provincia.

El programa está cerrando la temporada 2015-2016 y evaluando cifras, pero ya saben que fue un poco mejor que la anterior, entre un 15 % y 20 % menos de moscas. Hay variaciones según los departamentos y las cifras se realizan en función a la red de monitoreo y a las moscas capturadas.

Lo cierto es que también la campaña 2014-2015 había logrado mejoras en el control de la mosca, atacando a la plaga desde varios frentes. “Las herramientas de lucha son varias, la provincia venía usando técnicas de manera masiva y trabajando para incorporar nuevas tecnologías”, señaló Pantano.

El Procem continuará en la campaña 2016-2017, que está empezando, con la liberación de mosca estéril, insectos que se producen en la bioplanta que tiene la provincia. El año pasado, la temporada arrancó con una producción de 20 millones de moscas estériles con las que también se proveyó a la Patagonia. “Este año vamos a aumentar un poco la liberación en San Juan, estamos terminando de cerrar la campaña para ver hasta dónde aumentar esa cifra”, contó la Ingeniera.

También se continuará con la fumigación terrestre, en las fincas y en los frutales de viviendas particulares. Y se analizará si se realiza la fumigación aérea, en función a los niveles poblacionales, “depende de cómo evoluciona la plaga”.

Cosechar, vital para el control

La capacidad de reproducción de la mosca de los frutos es alta, una mosca pone entre 800 y 1.000 huevos, y si a eso sumamos que en los años anteriores tuvo condiciones muy favorables para la multiplicación, como más humedad y temperaturas más cálidas, es vital destruir toda la fruta que es su principal hospedero.

“Estos fríos no la matan a la mosca, sólo le toma más tiempo su ciclo. Por eso es fundamental que la gente coseche todo, que no deje nada en el árbol. Si vemos 10 moscas significa que hay otras 80 que no se ven y son larva o huevo. El 15 de julio venció el plazo para bajar cítricos, porque resguarda moscas y contribuye a que los adultos pongan más huevos, entonces es importante cortar el ciclo ahora”, destacó la directora.

Los estatus de la mosca

*Se considera libre de mosca de los frutos cuando el MTD (Mosca, Trampa, Día) a lo largo de toda la campaña es cero (0).

*Se considera de baja prevalencia cuando el MTD es menor a 0.010.

*Se considera bajo control cuando el MTD es mayor a 0.010.

Un poco de historia

En el año 1994 se creó el Programa Nacional de Control y Erradicación de Mosca de los Frutos, PROCEM , mediante Resolución ex IASCAV Nº 134, para combatir la plaga de Ceratitis Capitata (mosca del Mediterráneo) y Anastrepha fraterculus (mosca sudamericana).

Fuente: Tiempo de San Juan – tiempodesanjuan.com

FOTO: Senasa