Inicio Ganadería Los toros de los hermanos Amin se lucen en la Prueba Pastoril...

Los toros de los hermanos Amin se lucen en la Prueba Pastoril de Angus en Buena Esperanza

Los hermanos Saúl y Mauro Amín son los representantes de cabaña La Rinconada, ubicada en Lavaisse, y participan desde 2019 de las pruebas pastoriles de Angus Centro. El viernes pasado se realizó la segunda prueba 2024 en Estancia Huelucán, del Grupo Tigonbu, en Buena Esperanza, se la que participan 70 toros de 55 cabañas de la región, entre ellas, seis de San Luis.

“La cabaña es relativamente nueva, tiene 10 años, empezamos con mi padre y mi hermano y ahora ya estamos haciendo toros y vaquillonas puro controlado”, le dijo a este medio al celebrar la ubicación que logró su toro en esta segunda prueba.

Describió que su establecimiento tiene un manejo tradicional, en base a alfalfa y rastrojos de maíz, más verdeos de invierno y pasturas naturales, donde la vaca preñada pasa la estación más fría del año. En verano, la pasan generalmente en alfalfa y algún sorgo forrajero.

“El toro que siempre hemos buscado es un animal moderado, que se adapte a la zona; no está encerrado, se recría el primer año a campo y en el segundo año se les da una ración; el cliente que lo compra se lleva un toro que está listo para trabajar”, detalló.

Los hermanos Amín dejaron bien parado a San Luis en su primera participación de las pruebas pastoriles de Angus. Fue en 2019 y salieron primeros con un toro puro controlado, mientras que al año siguiente lograron el segundo puesto.

“Estas pruebas también es una oportunidad linda para conocer mucha gente, que con el tiempo entablás una relación de camaradería, igual que con los jurados y las empresas que venden semen”, valoró Saúl.

 Los hermanos Amín son veterinarios y se encargan de la inseminación en su cabaña y en otros establecimientos del sur de San Luis, una tarea que les permite tener un panorama de la evolución ganadera de la provincia: “La ganadería en San Luis no tiene techo, a pesar de que los rodeos de cría de la zona de Buena Esperanza se están corriendo al oeste para dejar lugar a la producción agrícola”.

Consideró que esta presión de la agricultura que desplaza la hacienda hacia el oeste los obliga a producir reproductores cada vez más rústicos. “Vendemos muchos animales a productores de Mendoza, una provincia que está teniendo un crecimiento muy firme”.

Fotos: sanluisconelcampo.