Villa Dolores: tras un invierno de poco rinde y precios bajos, la...

Villa Dolores: tras un invierno de poco rinde y precios bajos, la papa vuelve a entusiasmar

Compartir

Mario Andreu es un productor de papa referente en la zona de influencia de Villa Dolores y a pesar de trabajar con una importante escala, no escapó de la mala campaña que dejó el invierno pasado, con rendimientos regulares, precios bajos y mercadería sin exportar a Brasil y Chile por trabas nacionales.

Pero al analizar cómo viene la campaña de verano, se mostró más optimista: ““Tucumán que entra al mercado en este momento, lo ha realizado con una cosecha normal, aunque con la presencia de un hongo que haría que se apuraran en sacar las papas. Si los precios cuando se retire Tucumán acompañan, como hasta ahora entre $90 y $100 en Bs As o $75, $80, $85 acá en la zona, podremos terminar el año con un balance relativamente positivo compensando de alguna manera la mala  temporada de invierno”.

Las declaraciones de importante papero de la región fueron difundidas por www.fmconlaracordoba.com.ar y reproducidas por el portal especializado Argenpapa: “En la cosecha de invierno,  los rindes no fueron los esperados por lo menos en la zona núcleo, porque los días fueron cortos, mayormente nublados con poca incidencia solar, es decir se juntaron una serie de factores que dieron como resultado que la productividad no fuera óptima.  Lamentablemente en el último tiempo se juntaron dos situaciones negativas para los productores; poco rinde y bajos precios.

Las decisiones que se toman en esa zona de Córdoba impactan también en las regiones paperas de la provincia de San Luis. Andreu  es uno de los tantos productores de papa de Villa Dolores que anualmente alquilan importante cantidad de hectáreas en el corredor Quines-Candelaria, Carolina y en San Pablo, pegado a Tilisarao. Desde esos campos el producto sale mayormente embolsado identificado como originario de Villa Dolores.

Para Andreu, la cosecha de verano viene muy bien porque se presentan jornadas templadas, noches muy amenas, días nublados que ayudan un poco ya que bajan la temperatura y eso produce que la planta esté en constante producción y carga en los tubérculos, que se ve reflejado al final del proceso en los rindes y en la productividad por hectárea.

Pero también se quejó porque otros problemas afectaron su negocio: “Finalmente no se pudo exportar, salvo unos cuantos equipos a Uruguay, donde luego tampoco salieron los cupos hacia allí. Con Chile no se llegó a acuerdo entre el SENASA  y el SAC chileno para liberar los permisos para que Córdoba pueda exportar al vecino país. Fue pasando el tiempo y la cosecha de invierno que es la que podemos principalmente exportar, ya no la pudimos colocar a pesar de muchos pedidos”.

FOTO: Archivo diario Los Andes