Una errática política ganadera bovina beneficia a la producción porcina

Una errática política ganadera bovina beneficia a la producción porcina

Compartir

La baja en el peso de faena para vaquillonas y la exportación de vacunos en pié benefician al sector porcino. Los beneficios llegan a partir de políticas extraviadas del Gobierno Nacional.

Siempre se cuestionó que la Mesa de las Carnes integrada por muchas instituciones no tenía en cuenta al sector porcino, pero muchas decisiones que se toman en acuerdo con el Gobierno, ayudan al aumento del consumo de la carne de cerdo. (Aclaremos que no es por buscar el objetivo, sino por casualidad)

La más reciente es la baja en el peso de faena para vaquillonas para que vuelva la famosa ternerita a las carnicerías de los argentinos con magros bolsillos. Es de esperar que esta decisión se cumpla no solo con el peso de las vaquillonas, sino alcance a los novillitos, que seguramente se presentarán al momento de la faena como “vaquillonas”, no sea que aparezca alguna organización que trate de discriminación.

En un primer momento esta nueva categoría fijará el techo y de ahí todo el resto de las categorías vacunas tenderá a la baja, pero en el mediano plazo faltarán kilos para la oferta y nuevamente se caerá el consumo per cápita de la carne vacuna. Es justo ahí donde se presenta la gran oportunidad del sector porcino, con una gran diferencia de precios y una oferta en aumento, para ocupar el lugar que deja la carne vacuna.

Es de resaltar la total coherencia del Gobierno en todos sus actos de hacer todo lo opuesto que prometieron, pero también el trabajo mancomunado de la nueva escuelita, no como la de Moreno que era estatal, sino una privada “High School” a cargo de un amigo personal del Presidente Macri.
Pero no todo termina acá, hay una nueva apuesta en la cual se está trabajando que es la venta al exterior de vacunos en pié para consumo, algo que nunca sucedió en nuestro bendito país.

Situación que afectará a la industrialización de la carne y a la primarización sin valor agregado, con muchos trabajadores de plantas frigoríficas en la calle. Esto afectará nuevamente la oferta de carne vacuna, favoreciendo al sector porcino.

No son acciones que el sector porcino haya pedido, como nunca pidió las retenciones, pero no hay duda que será una oportunidad de participar más en la mesa de los argentinos.

Sus Scofra, especial para Todocerdos.