Inicio Agricultura Se sembró el 55% del maíz, pero empieza la falta de agua...

Se sembró el 55% del maíz, pero empieza la falta de agua en la cama de siembra

En el sur de Santa Fe, la zona que menos agua recibió en septiembre, las reservas de humedad en el primer metro están en el mismo nivel que hace un año atrás.

Las lluvias de los primeros 9 días de septiembre son las que permitieron seguir con la siembra en esta semana: ya se hicieron 935.000 ha con maíz en la región núcleo, según detalla el último informe de la Guía Estratégica para el Agro.

El aumento de la desecación superficial del suelo pone en riesgo la concreción de los planes de siembra en el sudeste cordobés, norte bonaerense y sur de Santa Fe. En Marcos Juárez la falta de agua interrumpió las siembras, habiendo avanzado un 75%. “De no tener una lluvia pronto, quedará un 20 % de la superficie planificada sin sembrar”, advierten.

En Rojas, se sembró solo el 15% del maíz y la humedad superficial alcanza para pocos días más. “Solo se seguirá sembrando en lotes que tienen cobertura de rastrojos y retienen humedad”, dicen. En San Gregorio, el agua alcanza para algunos lotes más en función del viento, la cobertura y las malezas de cada lote.

En la última semana pasó algo interesante: “las lluvias abandonaron la tendencia a favorecer la franja este del país y tuvieron una presencia excluyente sobre la franja sudoeste de la región pampeana”, explica Aiello en el último informe de la Guía Estratégica para el Agro.

El consultor Elorriaga precisa: “La Pampa, el extremo sudoeste de Córdoba y el extremo sur de Buenos Aires fueron beneficiados por acumulados de 5 a 40 milímetros”. A partir del lunes 20, la intensa circulación de aire frío desde el extremo sur hacia la zona central del país favoreció el desarrollo de las lluvias. Pero para la región núcleo fue muy poco: los acumulados fueron inferiores a los 10 mm. Bengolea, Córdoba, marcó 8 mm. Por fuera de GEA, en Río Cuarto se acumuló 18 mm.

A cada semana se agrava la falta de agua en el centro de la región núcleo y el norte de Córdoba y Santa Fe, junto al norte del país. Tanto Aiello como Elorriaga coinciden en señalar que “sin  aportes extra desde el Pacífico y el sur de Brasil, será imperioso que mejoren los mecanismos regionales a fines de septiembre” para que haya una mejora.