Inicio Agricultura San Luis sube su apuesta con la alfalfa con la mira en...

San Luis sube su apuesta con la alfalfa con la mira en las industrias lácteas de Emiratos Árabes

La insaciable demanda por alfalfa henificada desde las exigentes industrias lácteas de Emiratos Árabes empuja el plan de gobierno provincial para estimular en los productores a que cultiven esta forrajera en la Cuenca del Morro, con el doble propósito de ayudar a recuperar el balance hídrico de la zona y sumarse a los mercados internacionales a través de los canales comerciales que abrió el Estado puntano.

El objetivo del denominado Plan Integral Plurianual de Producción y Exportación de Alfalfa fue impulsado por el gobierno como una remediación netamente ambiental, después de lo que ocurrió en 2011 cuando surgió el Río Nuevo con excesos hídricos en la Cuenca Baja del Morro.

“El cultivo en cuestión es la alfalfa porque es la bomba biológica que mayor requerimiento hídrico tiene, estimado en unos 1.200 milímetros anuales, y también por el poder radicular que posee de explorar en profundidad, que es única en su especie, lo cual hace que se depriman las napas y con ello realizar un buffer en la Cuenca Baja del Morro, sin anegamientos ni perjudicar a los barrios periféricos como ocurrió en Villa Mercedes”, explicó a El Semiárido Federico Costanzo, jefe del Subprograma Producción de Alfalfa.

El Establecimiento Rural Experimental “Don Hugo” es un campo que alquiló el gobierno para realizar ensayos y producir para exportar. Se ubica en la Cuenca Baja del Morro, a cinco kilómetros de los barrios periféricos del este de Villa Mercedes.

Tiene 670 hectáreas, de las cuales 500 están implantadas, 300 en plena producción que van para el segundo año de producción y 200 que se terminaron de sembrar el 17 de abril.

“Más allá de lo ambiental, tenemos una vista en lo productivo e investigación, ya que estamos evaluando 13 diferentes variedades de alfalfa con su performance productiva, con rendimiento de materia seca por hectárea, proteína, fibra, que hace a la calidad de los materiales y que es lo que nos están exigiendo los mercados internacionales”, según detalló elprofesional.

También tienen una mirada económica, tanto regional como a nivel de mercados extranjeros, para salir de San Luis a posicionarse en los mercados más demandantes de este cultivo, cuyo producto final es el henificado. “Hoy todo el torrente de forraje que sale de San Luis va hacia los Emiratos Árabes con el objetivo puesto en las industrias lácteas”, indicó.

Ensayos

Los ensayos actuales constan de probar diferentes variedades y de semilleros de Estados Unidos y nacionales, como también de producción regional, con lo cual tienen toda la paleta necesaria.

“Estanos viendo que este año, independientemente de los semilleros, en cuanto a calidad estamos muy parecidos y estamos entrando con todas las variedades al mercado internacional. Hemos superado el piso de calidad estándar para llegar al extranjero. No hay ninguna variedad que se quede afuera del barco”, evaluó Costanzo.

El funcionario recordó que el arranque con este plan fue muy duro, en especial para convencer al productor de cambiar una ideología y la idiosincrasia en la forma de trabajar: “Costó casi dos años, el clima no nos ayudó por la sequía y teníamos un competidor muy fuerte como el mercado de la carne, al que había que abastecer también. Pero una vez que se acomodaron los pronósticos y empezó a llover normalmente, sin excedentes hídricos, la oferta de producción de forraje tomó auge y con ello alcanzó más fuerza el proyecto Alfazal”.

A partir del allí comenzaron a sumarse muchos productores que no estaban haciendo alfalfa o no la incorporaba en la rotación, y los que ya venían haciendo, ampliaron considerablemente la superficie con esta forrajera. “En términos generales, los resultados que tenemos son muy satisfactorios”, cerró Costanzo.

Fotos y video: ANSL.