Retenciones: nos cambiaron las reglas en la mitad del partido, dijo Ariel...

Retenciones: nos cambiaron las reglas en la mitad del partido, dijo Ariel Ayello

Compartir

La ampliación de las retenciones a los productos que el campo exporta decretada por el gobierno nacional sigue cosechando críticas. El Semiárido consultó a Ariel Ayello, reconocido militante del gremialismo agropecuario de Villa Mercedes y la provincia. Considera a la medida como una “desilusión”, en virtud de lo que había prometido el presidente Macri. “Nos cambiaron las reglas de juego en la mitad del partido”, aseguró. Lo que sigue es el análisis que realiza desde su perspectiva de productor y dirigente agropecuario.

Ariel Ayello es una figura conocida en el ámbito del gremialismo agropecuario de San Luis. Su actuación no pasa desapercibida a la hora de sentar posiciones. En la actualidad se desempeña como secretario de la Sociedad Rural Río Quinto y vicepresidente de CARTEZ, entidad de segundo grado. A su vez, es delegado a Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), entidad que reúne a las sociedades rurales del interior del país.

Una vez anunciado y publicado en el Boletín Oficial el retorno de las retenciones a los granos y a productos manufacturados por parte del gobierno nacional, CRA fue la organización que reaccionó en términos más duros respecto de la medida adoptada. “El que traiciona la confianza una vez, puede traicionar siempre”, fue la frase que quedó flotando por los medios de comunicación.

“No me animaría a colocar una palabra tan dura como traición, pero sí fue una desilusión”, dijo Ayello al referirse a los términos del documento de CRA. Recordó que el propio presidente de la Nación, Mauricio Macri, considera que las retenciones es un impuesto maligno y retrógrado.

Con hablar pausado, Ayello dejó en claro su pensamiento. “A la corta o a la larga gobiernos de diferentes colores le han puesto el pie encima al campo, que es el sector más eficiente y el que más ha aportado”.

Cuando habla de aporte, no sin dolor manifiesta que ese aporte no sirvió para modificar la realidad del país, sino para “el despilfarro de la plata”. ¿A qué hace alusión? A que ese dinero se ve reflejado en un “aparato público cada vez más grande, tanto nacional, provincial o municipal”.

Consideró que otro aspecto “dañino” que tiene el retorno de las retenciones es que “nos cambiaron las reglas de juego en la mitad del partido”. En este sentido ilustró que a esta altura ya están concretadas las operaciones de alquileres de campo, de siembra del trigo que, “como se sabe que va a haber una cosecha récord le colocan las retenciones”.

En su estimación este último aspecto “les va a jugar en contra (al gobierno)”, porque en la próxima campaña a la hora de sembrar trigo o soja o maíz, el productor “va a pensar más de una vez” si emprender el trabajo.

Omar Príncipe, de Federación Agraria había dicho que desde ahora tenemos dos tipos de dólar: uno para comprar y otro para vender. Ayello sostiene que son tres tipos: “uno para los contratos de alquiler en función de una estimación de cosecha; otro, el que liquiden con las retenciones  de los pesos por dólar y un tercero el que corresponde a los insumos corrientes, los cuales están dolarizados y fluctúan de acuerdo con sus cambios”.

Analiza que el productor “necesita contención social”, que debe provenir de políticas productivas nacionales y provinciales.

La pregunta siguiente es previsible:

¿Qué le recomiendas que haga el productor desde la organización a la que representas?

Primero hay que ver la capacidad del campo. Si hay aptitudes agrícolas tiene que ir a la soja. No obstante, hay campos que son ganaderos o sólo de cría. Pero le han aplicado retenciones a la carne y eso implica que el costo lo paguen los dos eslabones más sensibles de la cadena: el productor y el consumidor.

Creo que el productor debe hacer sus cuentas y armar su trabajo de acuerdo con lo que puede hacer más eficiente. Hoy los que van a sobrevivir son los eficientes. Los fracasos, los gastos elevados van a conducir a quebrantos.

Ariel Ayello hace una distinción del aspecto productivo del campo. Explica que se necesita planificar a largo plazo porque los resultados se plasman a tres o cuatro años, como en el caso de la hacienda. “Nosotros tenemos buena aptitud ganadera en la provincia, buena genética y sanidad”. Espera que este “traspié” de las retenciones no afecte la inercia de la producción que traía la hacienda hasta ahora.

“No me cabe duda que estas políticas generan mayor concentración de capitales, porque a mayor escala tienen mayores posibilidades e inclusive pueden absorber el capital de  los productores que quedan en el camino”, afirma el entrevistado y acota que eso podría evitarse con sistemas cooperativos, pero el productor “es muy individualista y no comparte estos principios”.

Para aclarar conceptos, Ayello sostiene que a las retenciones no debieran llamarlas así porque si se retiene “es a cuenta de algo”. En cambio, lo que el gobierno hace con este impuesto es una “confiscación”, afirma.

“El común de la gente que a veces nos critica con dureza debe saber que nosotros pagamos todos los impuestos igual que el resto, pero además nos agregan esto de las retenciones”, explica.

La semana pasada se realizaron las exposiciones rurales en Jesús María, La Carlota y Huinca Renancó. Esta semana se realiza la de Villa Mercedes y pronto la de San Luis. Ayello remarca que utilizan las tribunas para decirles a los productores y a las autoridades que están en total desacuerdo con las retenciones.

Otro tema que Ayello califica como un “destrato” para el sector es que hayan descendido al Ministerio de Agroindustria al rango de Secretaría. “No es lo mismo que un ministro esté sentado al lado del presidente para la toma de decisiones a que tenga un intermediario quien lo haga. Ya no se sienta en la mesa chica”, concluyó.