Inicio Agroindustria Recomendaciones para comprar carne en plena pandemia

Recomendaciones para comprar carne en plena pandemia

El Instituto de Promoción de Carne Vacuna Argentina elaboró una serie de recomendaciones para prevenir la propagación del virus al comprar carne vacuna.

Pese a que de momento la carne no se considera como una vía de transmisión de la COVID-19, la manipulación correcta de ésta es un factor clave para que siga siendo segura su compra y consumo; para ello se han elaborado múltiples protocolos de buenas prácticas para que los operarios que integran la cadena productiva en frigoríficos continúen en actividad de manera segura, limpia, higiénica y cuidada.

El Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina, recientemente, complementó las normativas que estipuló el Ministerio de Agricultura Ganadería y Pesca, enumerando una serie de medidas de prevención que se aplicarían tanto en los puntos de venta de carne como en los hogares previo al consumo.

En relación a la compra de la carne, IPCVA destaca que el consumidor debe, al igual que el responsable del punto de venta, utilizar un tapaboca que cubra nariz, boca y mentón, de acuerdo a lo dispuesto por las autoridades sanitarias. Sin perjuicio del uso del tapaboca, el Instituto sugiere tener en cuenta las recomendaciones que se han hecho de evitar amontonamientos, conservando una distancia de más de un metro y medio entre persona y persona.

El local o punto de venta deberá tomar medidas para garantizar la distancia entre consumidores y, tendrá también que cumplir estrictamente todas las medidas bromatológicas que se reglamenten y su correspondiente actualización. La carne, según IPCVA, debe encontrarse «correctamente exhibida y envasada, dentro de una heladera limpia, bajo luz natural y sin amontonamiento entre cortes y/o productos cárnicos de otras especies».

Entre recomendaciones que le hace el Instituto a los consumidores, sugieren que «la compra de carnes y productos frescos sea lo último que se sume al changuito cuando se compra en súper e hipermercados»; procurando que la carne que se compre «se vea fresca, de color rojo y sin manchas u olor».

Luego de realizar la compra, recomiendan desinfectar el envase de la carne rociándolo con una solución de alcohol al 70% y seguidamente ponerla en cadena de frío, preferiblemente entre los 2º y 5º. Para evitar «la contaminación de la cocina y/o lugares del hogar que luego será dificil limpiar», el Instituto resalta que la carne vacuna nunca debe lavarse.

En relación a la conservación de la carne en la heladeras, aseguran que «la vida útil es de 3 a 5 días, dependiendo de la frescura del producto, envoltorio y tipo de corte». En freezers, «la conservación de la carne (…) cuenta con una perdurabilidad de 4 a 12 meses a -18º». En ambos métodos el IPCVA recomienda almacenar la carne en recipientes aptos, cerrados y rotulados con nombre y fecha de compra.