Por sexto mes consecutivo se desplomó el consumo

Por sexto mes consecutivo se desplomó el consumo

Compartir

Las ventas en supermercados, mayoristas y shoppings se hundieron en diciembre por sexto mes consecutivo. Según los datos publicados ayer por el Indec, las caídas reales fueron del 8,7%, 12,4% y 13,3% interanual, respectivamente. Aún más se desplomaron las ventas en comercios de electrodomésticos y artículos para el hogar en el tercer trimestre de 2018: 37,7%. Los indicadores privados de consumo muestran que el deterioro continuó en enero. Y sin recuperación del poder adquisitivo, los analistas proyectan que 2019 terminará otra vez en baja.

Si bien esta noticia no es específica de agro, desde El Semiárido consideramos que semejante información relacionada con la marcha de la economía del país no se puede soslayar, más aún con la importancia que encierran las cifras oficiales conocidas ayer.

En diciembre las ventas en supermercados totalizaron $57.204 millones, lo que implica un alza a precios corrientes del 40,3% interanual. A precios constantes, implicó una caída del 8,7%, un número muy elevado pero algo menor al 9,9% de octubre y al 12,4% de noviembre. Para el director de Ecolatina, Lorenzo Sigaut Gravina, «el bono de fin de año habría ayudado a morigerar la caída». En el acumulado de 2018, la caída real fue del 3%.

Los rubros que mostraron mayores retrocesos en los supermercados fueron los de bienes durables ya que la fuerte pérdida de poder adquisitivo, que rondó el 12% en 2018, llevó a los hogares a concentrar el gasto en los productos indispensables. Así, las ventas de artículos para el hogar y electrónicos se desplomaron más de 32% interanual. Las de indumentaria bajaron 8,2% y las de alimentos y bebidas, 2%. Entre los alimentos, lo más preocupante fueron los importantes retrocesos en rubros sensibles, como frutas y verduras (13,6%) y lácteos (5,7%).

El impacto del programa monetario con tasas por las nubes, acordado con el FMI, se reflejó en el informe del Indec. Mientras los pagos en efectivo aumentaron 41,4%, las compras con tarjeta de crédito apenas crecieron 33,7%.

En los mayoristas, las ventas de diciembre alcanzaron los $8.504,9 millones, 37% más que un año atrás a precios corrientes, pero 12,4% menos a precios constantes. Los mayores retrocesos fueron en las carnes (21,5%) y bebidas (19%).

El deterioro más importante del consumo se dio en los electrodomésticos y artículos para el hogar. Cayó 5% interanual en el 4° trimestre y 10,4% en diciembre, y se ubicó en el menor nivel en cuatro años. Ecolatina destacó que, según su medición, los precios de estos artículos subieron 52% interanual en el 4° T, por lo que en términos reales su consumo se desplomó 37%. «El deterioro del poder adquisitivo en dólares y en pesos, el encarecimiento y desaparición del crédito, y la incertidumbre reinante durante el periodo frenaron fuertemente la demanda por bienes durables», señaló la consultora.

Esos mismos factores, sumados a los tarifazos que dejarán una menor porción de los ingresos disponible para el resto de los gastos familiares, son los que auguran una nueva caída en 2019, tanto en las ventas de bienes durables como en el consumo masivo. En este último caso, Kantar Worldpanel proyectó una caída real del 1,5%, que sería el cuarto consecutivo.

Por lo pronto, el Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala midió en enero una caída interanual del 9,3%, que implicó una reaceleración tras el pequeño respiro de diciembre. Además, el consumo minorista cayó 10%, según CAME.

Fuente e ilustración: BAE Negocios