Inicio Ganadería Para pagar las deudas se envían vacas preñadas para faena

Para pagar las deudas se envían vacas preñadas para faena

Por la necesidad del productor para enfrentar sus deudas, continúa en alza la participación en la faena vacuna de hembras. El ganadero prefiere enviar su hacienda al Mercado de Liniers, dado que es la forma más rápida que le ingrese dinero fresco y porque su valor es casi un 14% más que otras categorías.

Un informe de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de Argentina (Ciccra), señaló que la participación de las hembras en la faena total volvió a ser superior a 52,3%. Este récord resulta consistente con el elevadísimo costo del dinero que impacta negativamente sobre el negocio del criador, consecuencia de las tasas altas para el financiamiento.

Al considerar los primeros cinco meses del año, la importancia de hembras resultó muy elevada: 50,0% del total, lo cual arroja signos de que la cadena de valor vacuna transita una nueva fase de liquidación de existencias, dijo la Cámara.

Para su presidente, Miguel Schiariti «el precio de una vaca gorda ronda los $23.000 en Liniers mientras que una preñada se paga $26.000», es decir cobra un 14% más.

Con estos valores «el ganadero elige la feria dado que la cobra a los 10 días. Si la vende como reproductora se la pagan a los 60 días», argumento el empresario.

Desde la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), su vicepresidente tercero y ganadero, Mariano Williams, afirmó que «el envío de vacas sigue siendo la única herramienta que tenemos para hacernos de dinero barato y es hoy lo que más salida tiene, por suerte».

«El dinero que se cobra por el animal es para vivir, para el día a día dado que mantener la estructura del negocio es más costoso que antes. Un ejemplo de eso es el gasoil, fertilizantes y semillas que las pagamos en dólares», subrayó el ganadero.

El buen precio que paga hoy la exportación por la vaca se debe a la alta demanda China, dijo Ciccra como otro de los motivos de la alta faena.

En ese sentido, los últimos datos del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva) mostraron que las importaciones en abril totalizaron las 55.267 toneladas lo que significó un aumento del 14,8% sobre los 48.131 toneladas de marzo.

De esta forma, la República Popular China resultó el principal destino, en volumen, para la carne vacuna argentina durante los primeros cuatro meses del año 2019 con aproximadamente 93.000 toneladas, seguida de Chile con 9.400 toneladas y luego Israel con 9.100 mil toneladas.

«Todo esto que estamos viendo es consecuencia de la falta de una política ganadera por parte de Agroindustria, pero también de créditos y de no eximir el pago de ingresos de ganancia a la retención de vientres. Lo peor es que la Mesa de Enlace lo ve y no dice nada», remarcó Schiariti.

Fuente: BAE Negocios