Otra aceitera con procedimiento de crisis, despide 117 trabajadores

Otra aceitera con procedimiento de crisis, despide 117 trabajadores

Compartir
Aceitera Viluco. El achique en la estructura del negocio sería sólo el primer paso frente a su complicada situación económica.

Luego de varias semanas en las que en el sector agroindustrial se especulaba con la posibilidad de un inminente cierre de la aceitera Viluco, ubicada en la localidad de Frías, Santiago del Estero, el grupo tucumano Lucci presentó ante la justicia comercial la apertura de un Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC). A la par, anunció formalmente que despedirá a 117 de sus 200 empleados.

Según explicaron desde la firma, la planta industrial seguirá operando sólo con 83 empleados que serán destinados a la unidad de producción de biodiésel. Por otra parte dejará de operar el segmento dedicado a la molienda de soja y la producción de alimentos balanceados.

Ante el incremento de los costos de producción junto a la quita del diferencial arancelario del 3% que había entre el poroto de soja y los subproductos, desde la empresa decidieron de ahora en más operar como compradora de aceite de soja que luego procesarán para convertirlo en biodiésel. En definitiva, se concentrará en el segmento más rentable del negocio.

Mientras tanto desde el gremio aceitero advierten que la empresa ofrece mediante el Procedimiento Preventivo de Crisis el pago del 50% de las correspondientes indemnizaciones, en cuotas porque alega que está ante una situación económica endeble.

Se informó que en las próximas semanas trabajadores, gremio y la empresa se reunirán para intentar llegar a un acuerdo.

Otro dato clave para tener en cuenta respecto al futuro de la compañía, es que el foco de su negocio no es la exportación de biodiésel sino la comercialización en el mercado interno para el corte con el gasoil.

El año pasado, la Secretaría de Energía le redujo el cupo de provisión de biodiésel, por lo que la firma recurrió a la Justicia y obtuvo un amparo que le permite seguir operando en los niveles anteriores.

Si bien tiene una capacidad de producción anual de alrededor de 200.000 litros de biodiésel, hoy estaría en poco más de 100.000 litros, por lo que desde el Grupo Lucci, explican que producir por debajo de ese nivel no es rentable para la empresa. Ahora en el sector se especula que sin esta medida judicial concreta y que es por un plazo acotado, la empresa estaría cerca del cierre definitivo. El achique en la estructura del negocio sería sólo el primer paso frente a su complicada situación económica.

Fuente: Ámbito.com