Nuevo informe de la industria cárnica: faena, producción, consumo, exportaciones y dinámica...

Nuevo informe de la industria cárnica: faena, producción, consumo, exportaciones y dinámica de precios

Compartir

La Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA), difundió su nuevo informe mensual, correspondiente a junio, con los indicadores económicos sectoriales:

FAENA Y PRODUCCIÓN DE CARNE

La faena de hacienda vacuna se ubicó en 1,024 millones de cabezas (provisorio) en el sexto mes del año, resultando 1,8% inferior a la observada en junio de 2017. En términos absolutos, entre los últimos dos junios se sacrificaron casi 19 mil cabezas menos.

 Cuando se lo coloca en la perspectiva ‘histórica’ (últimos 39 junios), el nivel de actividad de la industria frigorífica vacuna argentina correspondiente a junio de 2018 ocupó el 24º puesto. Al tiempo que, comparada con el promedio de las faenas registradas en los junios de 1980 a 2017 (1,066 millones de cabezas), la faena de junio pasado fue 3,9% inferior.

Luego del respiro de mayo, en junio la participación de las hembras en la faena total volvió a crecer de forma significativa. El ratio llegó a 46,5% en el último mes (+3,1 puntos porcentuales en relación a junio de 2017). Esto fue producto de la combinación de una mayor faena de hembras (+5,2% anual), con una caída de la faena de machos (-7,2% anual). En junio se faenaron 476,3 mil hembras (+23,6 mil cabezas) y 548 mil machos (-42,4 mil cabezas).

No obstante ello, aún no se puede suponer el inicio de una nueva fase de liquidación, dado que la participación de las vaquillonas fue bajo (10,9%). Más bien, parece que fue elevado por el descarte de vacas vacías (vacas alcanzó una participación de 21,4%), luego de haberse completado los tactos.

En el primer semestre de 2018 un total de 360 establecimientos faenaron 6,5 millones de cabezas de hacienda vacuna. En comparación con enero-junio de 2017  la faena creció 7,4%. Medida en términos absolutos, la faena de este año resultó superior en 448 mil cabezas con respecto a la del mismo lapso del año pasado. En términos ‘históricos’ fue el 16º nivel de actividad más elevado de los últimos 39 primeros semestres.

La participación de las hembras en la faena total subió a 45,2% en el primer semestre del corriente año. Esto implicó un avance de las hembras en la faena total de 2,8 puntos porcentuales con relación al primer semestre de 2017. El total de hembras faenadas fue de 2,95 millones de cabezas (+14,4% anual) y el total de machos fue de 3,57 millones (+2,2% anual). En el último año el sector productor de hacienda dejó atrás la intensa fase de retención de vientres que se extendió entre comienzos de 2015 y comienzos de 2017, para ubicarse en una situación intermedia.

En lo que respecta a la producción de carne vacuna, en junio totalizó 232 mil toneladas res con hueso (tn r/c/h), resultando 2,0% menor a la registrada un año atrás. Esto implica que se produjeron 4,7 mil tn r/c/h menos entre ambos junios. En tanto, el primer semestre de 2018 la producción de carne vacuna ascendió a 1,48 millones de tn r/c/h, ubicándose 8,1% por encima de la registrada en enero-junio de 2017. Esta fue la cuarta producción más elevada de los últimos 23 primeros semestres (sólo fue superada en 2005, 2007 y 2009).

CONSUMO INTERNO

En los primeros seis meses de 2018 se produjeron 1,48 millones de tn r/c/h de carne vacuna. En relación al mismo período de 2017 la producción creció 8,1%, lo que implica que la cantidad ofrecida se amplió en 110,8 mil tn r/c/h. Cabe reiterar que fue la cuarta producción más elevada de los últimos 23 primeros semestres.

Esto permitió aumentar las exportaciones y el consumo interno de carne vacuna en lo que transcurrió del año.

Con datos estimados para junio, en el primer semestre del año se habrían exportado 201,1 mil tn r/c/h de carne vacuna, lo que implicaría una recuperación de 60,0% interanual. Su importancia en el total producido habría subido de 9,2% en enero-junio de 2017 a 13,6% en el primer semestre de 2018.

Por su parte, el consumo interno habría absorbido 1,28 millones de tn r/c/h de carne vacuna, es decir 2,9% más que en enero-junio del año pasado. Su importancia relativa cayó de 90,8% a 86,4% entre los períodos analizados.

El consumo per cápita de carne vacuna habría ascendido a 58,6 kg/año en el sexto mes de 2018, al tomar el promedio móvil de los últimos 12 meses. En términos interanuales este guarismo registró una mejora de 3,5%. En tanto, el consumo per cápita promedio del primer semestre del año se habría ubicado en 57,4 kg/hab/año, quedando 1,8% por encima del nivel verificado un año antes.

EXPORTACIONES DE CARNE VACUNA

 En el quinto mes del año las exportaciones de carne vacuna volvieron a superar las 20 mil toneladas peso producto (tn pp), ubicándose en 24.500 tn pp. En relación a mayo de 2017 resultaron 74,4% superiores. Según las estadísticas que surgen del INDEC, el valor de las exportaciones de carne vacuna fue de 136 millones de dólares (+48,3%).

La excepción del período fue diciembre ’17, mes en el que se contabilizaron 16.268 tn pp, período afectado fundamentalmente por el factor estacional.

En los primeros cinco meses de 2018 el volumen exportado de carne vacuna llegó a 121,6 mil tn pp. Este fue el volumen más alto de los últimos nueve años. Medido en toneladas res con hueso (tn r/c/h), el volumen equivalió a 168 mil tn r/c/h (+64,4% anual). Las exportaciones de enero-mayo de 2018 fueron las más alta de los últimos nueve años y las novenas más elevadas de los últimos 23 enero-mayo (1996-2018).

China está consolidado como el principal comprador de carne vacuna tanto en nuestro país, como en Uruguay y Brasil. El gigante de Asia alcanzó una participación de 50% de los embarques de carne vacuna desde Argentina en enero-mayo de 2018. En total se enviaron 61,0 mil tn pp a este país. En relación a enero-mayo de 2017, el volumen exportado a China creció 102%.

En segundo lugar se mantuvo Rusia. Con compras por un total de 13,6 mil tn pp de carne vacuna en los primeros cinco meses del corriente año, Rusia quintuplicó sus compras con relación al mismo lapso de 2017 (+433%). Su participación en el total pasó de 3,4% a  11,2% entre los períodos considerados.

En tercer lugar se ubicó Chile, país al que se enviaron 11,7 mil tn pp en el período enero-mayo de 2018. En términos interanuales resultaron apenas 1,7% mayores. Su participación en el total exportado por Argentina fue de 9,7%, cuando en igual período del año pasado había sido de 15,2%.

En el cuarto lugar quedó Israel. El volumen exportado a este país fue de 9,8 mil tn pp en los primeros cinco meses del año, es decir 12% más que en enero-mayo de 2017. Su participación bajó de 11,5% a 8,1% entre los períodos analizados.

A continuación se ubicaron dos países europeos, Alemania y Holanda. Por Alemania ingresaron a la Unión Europea (UE) casi 10 mil tn pp de carne vacuna argentina en el período enero-mayo de 2018 (+11,6% anual). Por Holanda arribaron a la UE otras 4,9 mil tn pp (+35%). La participación de estos dos países fue de 8% y 4%, respectivamente.

Brasil, Italia y Marruecos volvieron a completar los primeros nueve lugares. Las exportaciones a Brasil equivalieron a 3,0 mil tn pp y resultaron 10,3% superiores a las registradas en enero-mayo de 2017. Los embarques a Italia totalizaron 2,2 mil tn pp (+10% anual) y los envíos a Marruecos sumaron otros 678 tn pp (-65%).

DINÁMICA DE LOS PRECIOS

 En junio el valor de la hacienda en pie medido en pesos volvió a aumentar con relación al mes previo. El precio promedio alcanzó un nivel de $ 31,13 por kilo vivo, resultando 4,2% mayor al promedio de mayo y 23,0% mayor al promedio de junio de 2017. El aumento alcanzó a todas las categorías, con excepción de los toros (-0,5%). Los MEJ tuvieron un aumento de precio de 14,7% en el último mes, seguidos por los novillos (9,7%), novillitos (9,5%) y terneros (8,8%). Por su parte, las vaquillonas y las vacas exhibieron ajustes menores (5,8% y 3,4% mensual, respectivamente).

De esta forma, el precio de la hacienda en pie superó por primera vez el récord nominal de febrero ($ 30,102), quedando 3,4% por encima. Sin embargo, el precio promedio de junio resultó sólo 12,5% mayor al del cierre de 2017. Esto implica que entre puntas de 2018 aumentó a menor ritmo que los niveles generales de precios mayorista y minorista (que acumularon alzas de 22,2% y de 15,6%, respectivamente).

En tanto, durante el sexto mes del año el precio de la hacienda en pie medido dólares volvió a disminuir. El valor promedio llegó a US$ 1,17 por kilo vivo y quedó 7,6% por debajo del nivel observado un mes antes. En línea con lo establecido en el párrafo anterior, la única categoría que registró un aumento de su valor en dólares fue la de los MEJ (1,7%). En las restantes categorías, las bajas fueron desde 11,7% en toros, 8,3% en vacas y 6,2% en vaquillonas, hasta 3,5% en terneros, 2,9% en novillitos y 2,8% en novillos.

La disminución del precio del animal en pie medido en dólares fue la octava de los últimos nueve meses. Entre diciembre de 2017 y junio de 2018 el valor promedio de la hacienda en pie cayó 25,2%. En tanto, en relación al cierre del invierno 2017, la baja llegó a 30,4%. Y como se puede observar en el siguiente gráfico, hay que remontarse al inicio de 2010 para encontrar un valor similar.

El precio promedio de los cortes de carne vacuna en los mostradores del Gran Buenos Aires (GBA) siguió aumentando en junio. En relación a mayo mostró un ajuste de 6,1%. De esta forma, en los últimos dos meses acumuló un alza de 8,7%, en un contexto en el cual el valor del animal en pie registró un aumento de 12,4%.

Cuando la comparación se realiza con junio de 2017, el precio promedio de la carne vacuna aumentó 23,9%. Por su parte, el precio promedio de la hacienda en pie registró un alza de 23,0%.

Por su parte, el precio promedio del pollo registró un aumento de 9,3% en el último mes, alza que llegó a 37,1% en el último año. De esta manera, entre mayo y junio la carne vacuna se abarató 2,9% con respecto a la carne aviar, caída que llegó a 9,7% al comparar junio de 2017 y junio de 2018. No obstante lo, en un período más extenso la carne vacuna verificó un encarecimiento significativo con respecto a la carne aviar. Entre agosto de 2009 y junio de 2018 el mismo fue de 55,7%.

En el caso de los cortes porcinos, entre mayo y junio el precio promedio registró una variación positiva de 1,8%, que llegó a 15,9% en los últimos doce meses. Por lo tanto, en relación a los valores de las carnes vacuna y aviar, la carne porcina siguió abaratándose en los últimos doce meses: -6,4% en el primer caso y -15,5% en el segundo caso.

En lo que transcurrió del año (junio ’18 vs. diciembre ’17) las carnes vacuna y aviar lideraron los aumentos de precios de las carnes, con subas de 18,5% y 21,7%, respectivamente. Por su parte, los cortes porcinos acumularon un alza de ‘apenas’ 6,2%, quedando como la única carne que acumuló un aumento menor al nivel general del Índice de Precios al Consumidor (estimado en 15,6%).

Tal como se estableció en el Informe Nº 208 (mayo 2018), el encarecimiento de la carne vacuna con respecto a la carne aviar desde 2009 hasta el presente, “resultó consistente con las modificaciones que registraron los consumos per cápita de ambas carnes. Tomando años completos, entre 2009 y 2017 el consumo por habitante de carne vacuna se redujo en 10,2 kg (-14,9%), hasta ubicarse en 58,1 kg/hab/año, al tiempo que el de carne aviar subió en 10,6 kg (+31,8%), hasta alcanzar un promedio de 44,0 kg/hab/año.”