MercoSur – Unión Europea: Mucho Ruido…

MercoSur – Unión Europea: Mucho Ruido…

Compartir

El 28 de junio se anunció la firma del acuerdo comercial entre la Unión Europea y el MerCoSur, ambos bloques regionales relegados del protagonismo en la guerra comercial entre EEUU y China.

Aún no se conoce en detalle, queda mucha letra chica para estudiar, para saber cuán perjudicial o beneficioso será para las y los productores argentinos. Sin embargo, resulta importante destacar que es un acuerdo con quiénes tienen una de las políticas más proteccionistas del mundo, como Francia y Alemania, lo que fundamenta los 25 años de discusión.

El emotivo video en el cual el Ministro de Producción Sica y el Canciller Fraurie, despiertan al presidente de madrugada para anunciarle que “tenemos acuerdo”, no muestra que el acuerdo debe ser aprobado por los parlamentos de más de 30 países, con tensión y disputas de diversos actores y necesidades, que entran en juego, o sea: aún no se ha firmado nada.

Algunos datos para el Campo Argentino:

Según la Secretaría de Agroindustria, los productos beneficiados inmediatamente con aranceles de importación al 0% (cuando se firme el acuerdo), son la mayoría materias primas que ya se exportan a Europa. Como por ejemplo, harina de soja y poroto de soja; despojos comestibles de especie bovina, porcina, ovina; manzanas, peras, duraznos, cerezas, ciruelas; legumbres; frutos secos, pasas de uvas; uvas de mesa; maní; infusiones (café, mate y té).

El segundo grupo, los productos con desgravaciones arancelarias en un plazo de 4 y 10 años, como biodiesel; preparaciones alimenticias y pastas; golosinas; mermeladas, jaleas y otras preparaciones en base a frutas; hortalizas en conserva; helados; alimento para mascotas; manteca y demás preparaciones de maní, entre otros.

Finalmente, los productos que tendrán algún tipo de cupos o cuotas arancelarias dentro de los volúmenes contemplados en cada acuerdo, y los excedentes con aranceles más elevados. Por ejemplo los vinos y mosto hasta 5 litros tendrán una desgravación lineal durante 8 años; los Vinos Espumantes un precio de entrada 8 dólares por litro durante 12 años, y la liberalización se producirá a partir del doceavo año. Para la Carne bovina: la Cuota Hilton elimina los aranceles del 20 al 0%, y mantendrá el cupo o cuota de 29.500 Tn para la Argentina. No prosperaron las pretensiones del Mercosur para lograr comercializar 300.000 Tn de carne vacuna, la UE sólo permitió 99.000 toneladas pero res con hueso. De éstas sólo el 55% debe ser enfriada y otro 45% debe ser congelada, y tendría un arancel de 7,5%.

Por último, un punto importante es que “el acuerdo ofrecerá a las industrias de la UE materias primas de alta calidad y más baratas, gracias a la reducción o eliminación de aranceles que el Mercosur actualmente impone a las exportaciones a la UE de productos tales como la soja (para la alimentación del ganado europeo)”, traducido en español latino, los gobiernos del Mercosur ya no tendrán independencia y soberanía para la implementación de los derechos a la exportación (retenciones), como una herramienta de su política económica.

Voces del otro lado del atlántico

Pekka Pesonen, el secretario general del grupo que nuclea a las dos grandes organizaciones agrícolas, COPA y COGECA, dijo: “Las decisiones que se tomen ahora sobre el comercio afectarán a los cimientos de la vida europea de las próximas generaciones, especialmente en un momento en el que el sector agrícola está buscando asegurar su renovación generacional”. Y desatacó que “este acuerdo pasará a la historia como un momento muy oscuro”.

Joachim Rukwied, el jefe de la Asociación de Agricultores Alemanes (DBV), calificó el acuerdo de “totalmente desequilibrado” y afirmó que pone en riesgo los medios de vida de “muchas empresas agrícolas de gestión familiar”.

Christiane Lambert, de FNSEA, la mayor unión agrícola de Francia, dijo que el acuerdo era “inaceptable” porque “impondrá a los agricultores europeos una competencia desleal y someterá a los consumidores a un engaño total”.

Joe Healy, presidente de la IFA (Asociación de Agricultores de Irlanda), “este es un mal acuerdo para Irlanda y para los agricultores irlandeses, es un mal acuerdo para el medio ambiente y es un mal acuerdo para las normas y los consumidores de la UE”, dijo.

La Realidad

Desde el momento del anuncio sabíamos que aún faltaba mucha tela por cortar, la coyuntura global y local de los países involucrados, mostraba a sus gobernantes con una fuerte necesidad de dar “la noticia” más que de concretar “el acuerdo”.

Por eso no nos sorprenden las declaraciones de Sibeth Ndiaye, portavoz del Gobierno francés, declarando: “Vamos a mirarlo en detalle y en función de esos detalles, decidiremos. Por el momento, Francia no está lista para ratificar”.

Latinoamérica como región, tiene una gran capacidad productiva en materias primas agroalimentarias, amplias reservas energéticas y de aguas dulce, que hacen que al sur del Río Grande hoy sea un terreno en disputa global estratégica.

Más aun cuando la Organización de las Naciones Unidas pronostica el fin del mundo en el año 2050. Según su reporte, Perspectiva Ambiental Global, donde se exponen los puntos que llevarían a un agotamiento total de la sustentabilidad del planeta: Sobre población de más de 10.000 millones de habitantes; contaminación ambiental en que los químicos tóxicos superarán al oxigeno; biodiversidad destruida donde los animales y las plantas se encuentre extintas; calculan una pérdida de más de 4 mil Tn de alimentos en los próximos 10 años; son algunos de los puntos más importantes que cita el texto.

El sistema de dominación actual, nos está llevando al agotamiento de la naturaleza, conducido por el 1% de la población que concentra más del 80% de las riquezas socialmente producidas. Los dueños de las Trasnacionales que nos explotan, porque tanto en Latinoamérica como en Europa, el 99% somos pueblo explotado.

Solo un acuerdo es posible, un acuerdo productivo y sustentable, que desde el conocimiento armonice la naturaleza y la humanidad. Un acuerdo que garantice la distribución de las riquezas que producimos las y los trabajadores, las y los empresarios PyMEs, las y los productores, las y los campesinos, las y los pueblos originarios. Solo así tendremos un anuncio con más nueces que ruidos.

 

Documento elaborado por el Centro de Estudios Agrarios – CANPo