Inicio Lechería Los stocks de quesos en un punto mínimo, presionan los precios a...

Los stocks de quesos en un punto mínimo, presionan los precios a la suba

Un relevamiento por diversas empresas lácteas de Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires dan cuenta que los stocks de todo tipo de quesos son muy bajos. En la semana que se inicia las pymes queseras van con nuevas listas que llevan aumentos de entre un 8 y un 10%.

“No tengo nada, nada de stock”, “Conocés algún productor que me pueda vender leche”, “Ya no llego a completar los pedidos”, “Las listas con las que salimos llevan un aumento del 10% en el pago de boleta contra boleta, y un 8% si es pago a culata de camión”, son hoy por hoy frases usuales que TodoLechería ha recogido en el diálogo con muchos empresarios pyme del sector lácteo.

Si bien Semana Santa, para el universo Pyme quesero, significa el punto más bajo de stocks y un pico de precios, “hace bastante tiempo que no pasaba algo así”, es la frase más elocuente para graficar el presente del sector pyme lácteo, que está recuperándose del “palazo” que significó el año pandémico, no solo por el retraso en los precios, sino por las fuertes exigencias en protocolos y pérdidas de mano de obra, ya sea por personal con edad avanzada, o que está en zona de riesgo por su salud y no va a trabajar.

Lo real y concreto es que con el cremoso como nave insignia, las pymes van trazando un camino de recuperación y el precio de ese producto en fábrica ya supera los $350.

Inciden para esta realidad que el consumo interno subió levemente, que hay una recuperación del segmento HORECA (hoteles, restaurantes y catering) que había llegado a niveles mínimos de consumo al inicio de la pandemia, y se entonó en especial por la recuperación del sector gastronómico y el turismo interno, que en el verano funcionaron muy bien, la fluidez de las exportaciones, y las importantes compras estatales con destino a leche social.

Las exportaciones lácteas continuaron firmes en febrero

De acuerdo a un reporte elaborado por el Observatorio de la Cadena Láctea los datos definitivos de enero 2021 y los provisorios de febrero indican que hay mucha firmeza en la exportación de lácteos, y en este primer bimestre ya supera el 30% de la leche que produce Argentina.

Las cifras definitivas de exportaciones a enero 2021 con datos de la Dirección Nacional Láctea son las siguientes:

En el cuadro siguiente se presentan los datos de exportaciones de productos lácteos al mes de febrero del 2021. Esta publicación es provisoria con datos de INDEC y el OICLA decide publicarlo hasta que disponga de los datos definitivos de la DNL-MAGyP, en función a la agrupación de los “productos confidenciales” (*) que no se pueden detallar por la “Ley de Secreto Estadístico”.

(*) Las variaciones pueden ser muy pequeñas ya que se trata del 7 al 9% de las exportaciones que se incluyen en el rubro “confidenciales”, y que pueden ser levemente diferentes a nuestra estimación para ese rubro, dice el OCLA.

Distribución de las exportaciones en grandes rubros en función al valor total en US$ al mes de febrero del 2021:

  • 49,9% para leche en polvo;
  • 24,7% para los quesos en sus diferentes pastas;
  • 17,9% en el resto de productos (dulce de leche, manteca, aceite butírico, suero, etc.);
  • 7,5% de productos confidenciales (lactosa, caseína, yogures, etc.).

La variación intermensual de las exportaciones fue de -41,3%  en volumen y  de -40,5,%  en valor (feb/21 vs. ene/21). La variación interanual de febrero 2021 fue de  -8,4%  en volumen y -13,2%  en valor (feb/21 vs. feb/20).

En litros de leche equivalentes, las exportaciones representaron a febrero, el 30,3% de la producción total (siendo el 29,2% el año pasado). Como puede verse en el gráfico de abajo, las exportaciones venían a finales del año pasado, absorbiendo algo más del 30% de la producción total, con una caída fuerte en diciembre 2020 (21%) que fue prácticamente compensada en enero 2021.

El precio promedio ponderado de las exportaciones a febrero 2021 fue 5% inferior en dólares y 35,8% superior en pesos que el de enero-febrero 2020.