Liberan 15 cardenales amarillos y les colocan transmisores para mantenerlos ubicados

Liberan 15 cardenales amarillos y les colocan transmisores para mantenerlos ubicados

Compartir

Luego de un intenso trabajo de rehabilitación, el Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción devolvió las aves a su hábitat natural. Representantes de Aves Argentinas, del COA de Merlo y de Fauna de Mendoza, también, participaron de la liberación.

“Los ambientes que carecen de diversidad biológica, son ambientes enfermos. Si logramos conservar la biodiversidad, viviremos en un entorno cada vez más sano”. La declaración pertenece a Rocío Lapido, integrante de Aves Argentinas, ONG que participó de la liberación de 15 cardenales amarillos que llevó adelante el Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción.

“Las aves se liberaron en una zona protegida que forma parte del área de distribución de esta especie”, informó Lara Denapole, integrante de la cartera medioambiental, quien detalló: “Estos cardenales pasaron por un proceso de cuarentena y rehabilitación que se lleva  a cabo en el Centro de Conservación de Vida Silvestre, ubicado en La Florida, luego de haber ingresado por diferentes decomisos, tanto en San Luis como en Mendoza”.

Además del Ejecutivo puntano y Aves Argentinas, de la liberación también participaron integrantes del Club de Observadores de Aves (COA) de Merlo y del Departamento de Fauna Silvestre de Mendoza.

“Los cardenales amarillos machos son muy territoriales y agresivos, los nidos suelen estar separados entre 500 a 800 metros uno del otro y no permiten que otro macho invada su territorio. Cuando otro cardenal se acerca, el ave actúa de forma agresiva; se lanza al ataque para ahuyentar al invasor. Por eso se liberan cada cierta distancia en el ambiente”, continuó Denapole.

Una liberación monitoreada

Trabajando con el Ministerio de San Luis, Aves Argentinas lleva adelante un proyecto de Conservación de Cardenales Amarillos. “El proceso para devolverlos a su ambiente natural no es sencillo e implica, primero, reconocer cuál es su origen. Por eso trabajamos con diferentes organismos del Estado para conocer la genética de los cardenales. Esto nos ayuda a saber de dónde provienen. Quizás un cardenal decomisado en Mendoza es parte de los grupos que habitan en San Luis o en otras provincias”, explicó Lapido.

En este caso particular la liberación fue especial, ya que, por primera vez, a las aves se les colocó transmisores de radio: “Esto nos ayudará a ubicarlos sencillamente, saber por dónde se mueven, cómo viven, si encuentran otros cardenales que habitan la zona o si nidifican”, aseguró Lapido, quien concluyó: “El peligro de extinción del cardenal amarillo radica en su extracción de la naturaleza para utilizarlo como mascota y su pérdida del hábitat natural. Es nuestra responsabilidad como seres humanos evitar que se extingan, porque somos nosotros mismos quienes los ponemos en riesgo”.

Fotos: Prensa Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción.