Inicio Minería La mirada alternativa que propone la Universidad Nacional de San Luis sobre...

La mirada alternativa que propone la Universidad Nacional de San Luis sobre la minería

El Laboratorio de Tratamiento de Minerales está en actividad en la Universidad Nacional de San Luis (UNSL) desde mediados de la década de 1970 y actualmente cuenta con dos (2) trabajos de investigación de destacada importancia. La doctora Martha Barroso y el ingeniero Víctor Gustavo Acuña nos cuentan sobre estos proyectos y las demás temáticas que rodean al Laboratorio.

El lugar se encuentra ubicado al costado del edificio El Barco y pertenece al Departamento de Minería de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas y Naturales (FCFMyN). El espacio entra en funcionamiento a partir del año 1975, en conjunto con la creación de la Tecnicatura Universitaria en Minería, y posteriormente se añade la ingeniería en minas en 1984.

Uno de los proyectos que se trabaja desde el Laboratorio en el presente tiene que ver con el estudio de relaves mineros para analizar posibles contaminaciones en el medioambiente. Se denomina: Caracterización y recuperación de metales a partir de desechos mineros, y es dirigido por la doctora Natalia Marchevsky. En el mismo también participa Acuña, quien sostiene que «la idea es estudiar los residuos que quedan tras una explotación minera y ver si hay contaminación, qué contaminantes son y qué grado de perjuicio le esta propinando al medioambiente», explica el ingeniero.

Otra faceta crucial del mismo trabajo consiste en analizar si existe la posibilidad de recuperación de materiales de valor, principalmente metales tales como el oro o la plata, por ejemplo, para su posterior reutilización. Para ello, se utilizan procesos separativos actuales que contienen altos grados de efectividad en la recuperación de los materiales, como por ejemplo la hidrometalurgia.

El otro proyecto de investigación es liderado por la Dra. Barroso y trabaja con la remoción de arsénico en diversas fuentes de agua de la Provincia. El consumo de agua contaminada de arsénico puede producir eventualmente daños graves para el ser humano, por lo cual el Laboratorio trabaja en la extracción o absorción del tóxico para descontaminar el agua. ¿De qué manera? Actualmente se exploran y caracterizan arcillas que potencialmente tendrían la capacidad de absorción necesaria, y además se trabaja en la formación de un filtro básico que pueda instalarse y servir a este propósito.

«La presencia de arsénico en el agua no es una problemática exclusiva de San Luis, afecta a todo el sur argentino», subraya la científica. De esta manera, si bien el proyecto inicialmente se limita a trabajar dentro de la Provincia, cabe la posibilidad de que el filtro sea aplicable a otras zonas del país.

Además, hay un proyecto de extensión que profundiza el costado social de la investigación y se dedica a visitar escuelas rurales o periurbanas, dictando talleres para informar sobre cómo armar estos filtros de manera casera. Luego, se toman muestras de agua y se caracteriza para devolver un informe a las instituciones que detallen lo que se ha encontrado.

Ambos proyectos tienen lazos bien marcados con las necesidades sociales, «es fundamental que la investigación tenga impacto social, es nuestra oportunidad de devolver a la sociedad lo que alguna vez nos dio», detalla Barroso, que además destaca el carácter multidisciplinar del proyecto que lo «enriquece desde los saberes».

El Laboratorio tiene contacto con la Facultad de Química, Bioquímica y Farmacia (FQByF), la Facultad de Ingeniería y Ciencias Agropecuarias (FICA), la Facultad de Ciencias de la Salud (FCS) y la Facultad de Ciencias Humanas (FCH), además de instituciones de otras provincias o países.

Por otra parte, Víctor Acuña agrega que las tareas desarrolladas son fundamentales para revertir la imagen negativa que tiene la minería en el imaginario social. «La industria minera es necesaria, no debe ser despreciada, por eso buscamos métodos más amigables al medioambiente que hagan sustentable la actividad», cuenta. «En la actualidad hay una serie de normas internacionales que tienden a proteger la naturaleza», añade el ingeniero, que además es el responsable general del Laboratorio de Tratamiento de Minerales.

Crédito

Nota producto de actividades de prácticas pre profesionales de alumno de la carrera Licenciatura en Periodismo en Prensa Institucional de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL).
Alumno: Tomás Álvarez.
Supervisora: periodista Fabiola Aranda.
Fotos: Ramiro Ribas (Prensa UNSL).