La industria sojera no presionaría por baja de retenciones

La industria sojera no presionaría por baja de retenciones

Compartir

Ante el complicado panorama que tiene el Gobierno por delante en materia económica, la industria sojera puso en el freezer su pedido para bajar las retenciones. Hoy, además del 18% que tributan, se le agregan $4 por dólar exportado, pero las fábricas pedían que sea de $3, un tema que debía definir el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, al cual por ahora no irán a ver.

A fines de febrero, en el marco de la primera Mesa Nacional de la Soja, la molinería se quejó con el presidente Mauricio Macri por la pérdida de competitividad de su actividad tras los cambios en las retenciones. El mandatario escuchó atentamente y les dio vía libre para que se reúnan con Dujovne y acerquen posiciones, pero esto no será posible.

Varias fuentes de la industria manifestaron que “todo queda en la nada debido a la complicada situación por la que atraviesa el Gobierno, por el cual se entiende que no es el momento de pedir una quita” en los derechos de exportación.

Igualmente, la llegada al despacho de Dujovne estaba supeditada a la búsqueda de consensos con la Mesa de Enlace, con la cual ya se reunieron dos veces. Las entidades no están de acuerdo con el pedido de la industria.

La molinería entiende también que su situación respecto del año pasado cambió. En 2018, con la sequía a cuestas, tuvo que salir a comprar soja extra desde Estados Unidos. Eso le modificó el negocio, los números, lo cual tuvo un costo extra que no estaba en los planes de las empresas y peor aún con la llegada de las retenciones. Ahora con los 54 millones de toneladas estimadas de cosecha, el cantar para la industria es otro. Esto significa que tendrá soja de más para moler y por ende menos para importar.

Un dato no menor es que la sobreoferta de la oleaginosa hace que su precio vaya a la baja. Las fábricas esperan el efecto puerta 12, que no es más ni menos que la venta del grano por parte del productor en el mismo momento. Por eso se muestran activas en el mercado y ofrecen por la oleaginosa u$s213 la tonelada, un valor que no cierra a ningún productor.

A la fecha y sobre datos de la Subsecretaria de Mercados Agropecuarios, apenas se comercializaron 11 millones de toneladas frente a los 14 millones del año pasado, la baja es del 20 por ciento. Este dato habla a las claras de la lenta venta de los granos y sobre eso trabaja la industria. Para los operadores el valor de la oleaginosa seguirá a la baja.

Fuente: BAE Negocios