La guerra EEUU – China la puede aprovechar nuestro país

La guerra EEUU – China la puede aprovechar nuestro país

Compartir
El secretario de Agroindustria Luis Etchevehere está haciendo promoción de la carne por Oriente.

En el marco de una nueva fase de la «Guerra Comercial» entre Estados Unidos y China, funcionarios del Gobierno nacional quieren aprovechar la pelea para incrementar las exportaciones de productos agroindustriales al gigante asiático.

Este lunes el presidente de China, Xi Jinping, anunció que subirá los aranceles a una extensa lista de alimentos para dañar a Donald Trump y, en especial, a los productores americanos que constituyen parte del electorado republicano.

En el listado de productos que tendrán un arancel del 25% se cuentan carne, harina de trigo, aceitunas, aceite de maní, de oliva y de maíz, choclo, mermeladas, papas, cerveza, chocolate, pastas secas, lácteos, galletitas y tomates, entre otros.

En tanto, entre los alimentos norteamericanos que pagarán a partir de ahora un 20% de impuesto para ingresar al mercado chino se incluyen frutillas congeladas, avena arrollada, maní sin cáscara, aceite de lino, aceite de jojoba y embutidos.

En la Casa Rosada ven con optimismo este escenario dado que la mayor parte de los alimentos recién mencionados se producen en la Argentina. «Hay que dar vuelta el déficit comercial histórico que tenemos con China», reconoció un funcionario.

En el primer bimestre de este año, según datos del INDEC, la Argentina registró un déficit de u$s 948 millones con China y, si bien la cifra viene bajando, es sumamente elevada por tratarse del mayor importador de alimentos del mundo.

Una de las oportunidades que tiene la Argentina está en el sector cárnico. China representa actualmente dos tercios del total de los envíos que realiza nuestro país en medio de un boom exportador (en el primer bimestre las exportaciones crecieron 45%).

Esta semana, justamente, comenzó en Shanghai la feria «SIAL China» donde el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna (IPCVA) dispuso de un pabellón especial de unos 900 metros cuadrados donde participarán unas 25 empresas exportadoras.

«Nuestras acciones de promoción y marketing de la carne argentina en China comenzaron hace más de un año y han tenido resultados muy importantes que hoy están a la vista», comentó Ulises «Chito» Forte, presidente del IPCVA.

«En muy pocos años pasamos de exportar a China 220 toneladas a 180 mil por año. Sólo entre 2017 y 2018 los envíos a este país pasaron de 86 mil a 180.377 alcanzando los u$s 786 millones», explicó Forte desde Shanghai.

Por la SIAL pasó este martes el secretario de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, quien se encontraba en Japón fomentando la relación bilateral con ese país, a modo de gesto institucional para profundizar las exportaciones de carne a China.

Como sea, entre los operadores del mercado descuentan que en cualquier momento Xi Jinping golpeará donde más le duele a Trump volviendo a bloquear el ingreso de soja estadounidense a su país, según indica un artículo del sitio especializado valorsoja.com.

Las cotizaciones de la soja en el Mercado de Chicago (CBOT) volvieron a caer este lunes cerrando a u$s 288 por tonelada, al tiempo que en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba) los precios cotizaron en alza a $ 215 por tonelada.

Esta diferencia de precios entre Chicago y el mercado local se da por la perspectiva que hay en Sudamérica respecto a posibles mayores colocaciones de soja a China, al menos en el corto plazo mientras dure la «Guerra Comercial».

Los economistas que rodean a Mauricio Macri ven con preocupación el impacto de la pelea entre China y Estados Unidos dado que Cambiemos va a encarar una campaña electoral con una soja ya definitivamente por debajo de los u$s 300.

Así las cosas, los productores de soja de Estados Unidos -nucleados en la poderosa American Soybean Association (ASA)- se mostraron sumamente molestos con Trump por la falta de acuerdo en las negociaciones que lleva a cabo con Xi Jinping.

«La Guerra Comercial está amenazando los precios de la soja y, si el problema no se resuelve, comprometerá la capacidad de los productores de mantenerse en el negocio. Nuestra paciencia se está acabando», advirtió ASA por medio de un comunicado.

Fuente: LPO