La designación del nuevo ministro del Campo sumó tensión a la interna...

La designación del nuevo ministro del Campo sumó tensión a la interna del oficialismo

En un acto cargado de gestos y mensajes políticos, Gonzalo Amondaraín asumió junto al nuevo presidente de San Luis Agua, Hugo Guzmán Durán. Ambos reemplazan a Felipe Tomasevich, que ocupaba los dos cargos y que renunció para volver a la actividad privada agropecuaria en San Luis.

Compartir

Simpatizante radical, pero involucrado desde hace tres años en la gestión del gobernador Claudio Poggi, el nuevo ministro del Campo, Gonzalo Amondaraín, asumió con el compromiso de profundizar las políticas estatales en la diversificación productiva y en un nuevo impulso al desarrollo de la agroindustria que implique agregar valor en origen a los productos locales.

El joven contador de 33 años y vecino de Buena Esperanza fue puesto en funciones junto al nuevo titular de la sociedad estatal San Luis Agua, Hugo Guzmán Durán, y el jefe de la policía, el villamercedino Diego Pagella. Antes de los juramentos, Poggi elogió especialmente a Tomasevich, que estuvo presente: “Tu gestión se caracterizó por la eficiencia, responsabilidad y compromiso; el gobierno tiene las puertas abiertas para vos”.

El ministro saliente se fue con todos los honores oficiales y el reconocimiento de amplios sectores de la producción representados en el acto del Salón Blanco de Terrazas del Portezuelo. Distendido y algo afectado por la emotiva despedida, el ex funcionario confirmó a El Semiárido que se queda en San Luis y que deja la función pública por razones personales, pero especialmente para volver a ponerse al frente de su establecimiento ganadero en Chischaca, cerca de Alto Pelado, sobre la ruta provincial 11.

Amondaraín es cofundador de la Fundación Emprender, una iniciativa estimulada por el mismo Gobernador para generar nuevas empresas con jóvenes sanluiseños. Hasta el lunes pasado era el responsable de este plan en el Departamento Dupuy.

En un acto cargado de gestos y mensajes políticos, el juramento de los nuevos funcionarios tuvo el único discurso de Poggi, quien destacó la presencia del tres veces diputado provincial por Dupuy y del radicalismo, el veterinario Carlos Amondaraín, padre del flamante ministro del Campo.

Las notorias diferencias entre Poggi y el ex gobernador Alberto Rodríguez Saá se hicieron más evidentes en la elección del nuevo jefe de la cartera agropecuaria. La vieja dirigencia del PJ puntano vinculada a Rodríguez Saá quedó muy irritada por la designación de un radical en el gabinete del Ejecutivo, según expresiones reproducidas por algunos portales que simpatizan con el oficialismo.

Las ausencias en las asunciones lo confirmaron. No asistió el senador provincial por Dupuy, Sergio Freixes, fuerte caudillo del sur, estrecho aliado de Rodríguez Saá, y con un peso decisivo a la hora de poner candidatos o sugerir funcionarios para que el sur esté representado en el Ejecutivo también.

Este contador de 33 años trabajó en Dupuy para la Fundación Emprender.
Oriundo de Buena Esperanza, Amondaraín trabajó en Dupuy para la Fundación Emprender.

Los intendentes de Dupuy estuvieron casi todos. Faltaron los de Buena Esperanza y Nueva Galia. El primero está muy complicado con el gobierno. Poggi ordenó cancelar el contrato con ese municipio para construir 32 viviendas porque las obras sólo avanzaron 30% cuando el plan era entregarlas en navidad. El segundo es cuñado y ahijado político de Freixes.

Pero Amondaraín tuvo además un explícito acompañamiento de productores del sur puntano. La ganadera Miriam Giantomasi conversó con este medio al terminar el acto en el Salón Blanco: “Estamos muy contentos y con mucha expectativa en Dupuy porque ahora tenemos a una persona de Buena Esperanza en un cargo importante; pero también lo haremos trabajar mucho”.

Los dirigentes gremiales, que ocuparon la primera fila, también mostraron sus diferencias. Raúl Foncueva, presidente de la flamante Confederación Rural de San Luis, llegó acompañado por representantes de las entidades de la capital puntana, Quines, Valle del Conlara y Justo Daract.

Por separado, ya que no integra este nuevo agrupamiento, Carlos Cavadore, presidente de la Sociedad Rural Río Quinto con sede en Villa Mercedes, llegó y se fue solo. Al despedirse de Tomasevich en los jardines de Terrazas del Portezuelo, le contó a El Semiárido que Amondaraín lo había llamado para invitarlo a la asunción y establecer una comunicación más formal: “Le pedí que tratara de mantener a funcionarios y técnicos del Ministerio del Campo porque venían funcionando muy bien como equipo”.


 

Una mirada radical sobre las designaciones de Poggi

Ya en pleno clima electoral, el gobernador Claudio Poggi celebró la presencia del ex diputado radical Carlos Amondaraín en el acto de asunción de su hijo Gonzalo como ministro del Campo: “Es un adversario político, no un enemigo”. Y al nuevo y joven funcionario le indicó: “El diálogo, saber escuchar y tener un ministerio de puertas abiertas serán un rasgo distintitivo de tu gestión”.

Respetado por correligionarios y opositores, el dirigente ocupó durante tres períodos una banca en la Cámara de Diputados en representación del Departamento Dupuy. Implacable crítico de los hermanos Rodríguez Saá, también llegó a presidir el bloque de la UCR.

Con el mismo bajo perfil y sencillez de siempre, Amondaraín padre habló extensamente con El Semiárido y opinó sobre la sorpresiva decisión del Gobernador: “Es la primera vez en la historia que nombran un ministro oriundo de Buena Esperanza. Como adversario político debo reconocer que Poggi visitó las localidades de Dupuy como nunca, con un contacto personal con los vecinos, cualquiera fuera su identidad política. Alberto (Rodríguez Saá), si fue a un desfile, es mucho, y a esta diferencia la gente la nota”.

El dirigente radical analizó también las encarnizadas críticas de Rodríguez Saá a la gestión de Poggi: “Alberto no será candidato a Gobernador porque el consenso hoy lo tiene el actual mandatario; le está marcando la cancha para advertirle que el dueño del poder es él”.

Amondaraín dijo además que mantiene su militancia radical, pero advirtió que su partido no está bien en Dupuy, a pesar de haber ganador tres intendencias. En Unión triunfó favorecido por una brutal interna en el oficialismo. Los de Arizona y Fortuna están cada vez más cerca de Poggi.

En el acto de asunción el Gobernador mostró el libro presentado recientemente durante el centenario de Buena Esperanza y escrito por el ex legislador de la UCR, en el que, según dijo, hay elogios y reconocimientos al “mejor Gobernador de la historia que tuvo San Luis: Adolfo Rodríguez Saá”.

Pero más tarde, el propio político aclaró expresamente a este medio que en su publicación sólo menciona las obras que hizo Adolfo en el sur durante sus mandatos al frente del Ejecutivo provincial: “No hay tales elogios en mi libro, sino un detalle del impacto que tuvieron esas inversiones del Estado en la vida de los habitantes y en la producción”.

1 Comentario