Investigadores argentinos alertan sobre la seria infección que afecta a una raza...

Investigadores argentinos alertan sobre la seria infección que afecta a una raza de perros

Compartir
Los perros schnauzer miniatura son particularmente propensos a infecciones por ciertas micobacterias, que, en algunos casos, podrían transmitir a sus dueños.

Investigadores del CONICET y de la UBA revelan que los schnauzer miniatura son particularmente proclives a una enfermedad por micobacterias. Y aunque el riesgo de transmisión a sus dueños es bajo, no puede descartarse.

La doctora Soledad Barandiaran, investigadora del CONICET y dos integrantes de su grupo, en la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UBA.

Agencia CyTA-Fundación Leloir-. Activos, inteligentes, curiosos y leales, los perros schnauzer miniatura también tienen un atributo menos deseable: son particularmente propensos a infecciones por ciertas micobacterias, que, en algunos casos, podrían transmitir a sus dueños. Así lo confirmaron investigadores del CONICET y de la UBA, quienes sólo aislaron esos microorganismos en mascotas de esa raza con cuadros sospechosos de tuberculosis.

“El hallazgo apoya la hipótesis de que esta raza presenta alguna alteración genética en la respuesta inmunitaria que los hace más predispuestos a contraer micobacterias que no son tuberculosas”, subrayó la doctora Soledad Barandiaran, investigadora del CONICET y docente en la Cátedra de Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UBA.

Los patógenos aislados en esos perros (9 en total) fueron Mycobacterium avium y Mycobacterium fortuitum. La evolución de la enfermedad puede ser ominosa. Un trabajo publicado en 2015 en la “Revista Veterinaria Argentina” describe dos casos de schnauzer miniatura de 2 años y 18 meses, quienes experimentaron disminución de peso, diarrea, vómitos, anorexia parcial, decaimiento y aumento del tamaño de nódulos linfáticos, hígado y bazo. Ambos murieron, aunque los autores señalaron que el diagnóstico precoz puede conducir a un tratamiento antibiótico exitoso.

De acuerdo con Barandiaran, la fuente de infección de las micobacterias no tuberculosas en los schnauzer puede ser el medio ambiente o el contacto con animales infectados como aves y cerdos. Y aunque el riesgo de transmisión a humanos es bajo, no puede ser descartado por completo, sobre todo en pacientes inmunodeprimidos o bajo tratamiento con quimioterapia. “Es un riesgo potencial a tener en cuenta. Por eso es recomendable que las personas inmunosuprimidas, y también pequeños y ancianos convivientes con esos perros, sean derivados a consulta con el infectólogo”, recomendó la investigadora.

Del estudio liderado por Barandiarian también participaron científicos y profesionales del INTA, del Instituto de Zoonosis Luis Pasteur y clínicas veterinarias de Buenos Aires. Y fue publicado en el “Journal of Veterinary Diagnostic Investigation”.

Fotos: Agencia CyTA-Fundación Leloir.