Informe económico de CICCRA: faena, consumo interno, exportaciones y dinámica de los...

Informe económico de CICCRA: faena, consumo interno, exportaciones y dinámica de los precios

Compartir

La Cámara de Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA) emitió su habitual informe económico mensual, cuyos indicadores sectoriales son los siguientes:

FAENA Y PRODUCCIÓN DE CARNE

En mayo la faena (preliminar) de hacienda vacuna ascendió a 1,103 millones de cabezas y resultó 4,0% superior a la de mayo de 2017. En términos absolutos, entre los mayos de 2017 y 2018 se sacrificaron casi 43 mil cabezas más.

En la perspectiva ‘histórica’ (últimos 39 mayos), el nivel de actividad de la industria frigorífica vacuna de mayo de 2018 ocupó el 20º puesto. Comparada con el promedio de las faenas registradas en los mayos de 1980 a 2017 (1,106 millones de cabezas), la faena de mayo del corriente año resultó apenas 0,3% menor.

Las cifras oficiales señalaron un respiro en el avance del cociente hembras/faena total durante el quinto mes del año. La participación de las hembras en la faena total se ubicó en 44,5% en mayo. Si bien en términos interanuales continuó creciendo (+1,9 puntos porcentuales), este fue el valor más bajo de 2018. La faena de hembras creció 8,5% en relación a un año atrás, totalizando 490,8 mil cabezas (+38,6 mil cabezas). Por su parte, la faena de machos se amplió sólo 0,4% anual, hasta llegar a 611,9 mil cabezas (+2,5 mil cabezas).

Con estos guarismos, en el acumulado de los primeros cinco meses de 2018 un total de 354 establecimientos sacrificaron 5,48 millones de cabezas de hacienda vacuna. En términos interanuales se observó una expansión del nivel de actividad sectorial de 8,9%. En términos absolutos, la faena fue superior en 449,0 mil cabezas. Al igual que en el caso del dato correspondiente a mayo, la faena de enero-mayo de 2018 ocupó el 20º puesto entre los primeros cinco meses de los últimos 39 años.

Los principales diez establecimientos explicaron 19,2% de la faena total registrada en enero-mayo de 2018. Y los 40 establecimientos con más actividad llegaron a concentrar la mitad de la faena total.

Cabe señalar que la participación de las hembras en la faena total equivalió a 45,0% en los primeros cinco meses del corriente año. Esto implicó un avance de las hembras en la faena total de 2,7 puntos porcentuales. Hace un año que el sector dejó atrás la intensa fase de retención de vientres que se extendió entre comienzos de 2015 y comienzos de 2017, para ubicarse en una situación intermedia.

La producción de carne vacuna ascendió a 250 mil toneladas res con hueso (tn r/c/h) en mayo de 2018. En comparación con mayo de 2017 creció 4,7% (+11,3 mil tn r/c/h). Y en el acumulado de enero-mayo se produjeron 1,243 millones de tn r/c/h de carne vacuna, es decir 9,9% más que en enero-mayo del año pasado (+112,3 mil tn r/c/h). Tanto la producción de mayo como la de los primeros cinco meses del año ocuparon el 4º puesto entre los últimos 23 años, habiendo sido superadas sólo por las de iguales períodos de 2005, 2007 y 2009.

CONSUMO INTERNO

En los primeros cinco meses de 2018 se produjeron 1,243 millones de tn r/c/h de carne vacuna. En relación a igual período de 2017 la producción creció 9,9%, lo que implica que la cantidad ofrecida se amplió en 112,3 mil tn r/c/h. Y tal como se señaló en la sección anterior, fue la 4º más elevada de los últimos 23 enero-mayo.

La mayor cantidad ofrecida habría permitido ampliar tanto las exportaciones como el abastecimiento del mercado interno.

Con datos estimados para mayo, en el acumulado del año se habrían exportado 168,9 mil tn r/c/h de carne vacuna, lo que implicaría una recuperación de 65,1% anual. Su importancia en el total producido habría subido de 9,0% en enero-mayo de 2017 a 13,6% en enero-mayo de 2018.

En tanto, en enero-mayo de 2018 el consumo interno habría absorbido 1,075 millones de tn r/c/h de carne vacuna, es decir 4,4% más que un año antes. No obstante ello, como el mercado interno creció a menor ritmo que las exportaciones, su importancia relativa cayó de 91,0% a 86,4% entre los períodos analizados.

El consumo per cápita de carne vacuna habría ascendido a 58,9 kg/año en el quinto mes del año, al tomar el promedio móvil de los últimos 12 meses. En términos interanuales este guarismo registró una mejora de 4,6%. Por su parte, el consumo per cápita promedio de los primeros cinco meses del año se habría ubicado en 57,9 kg/hab/año, lo que arrojaría una mejora de 3,4% interanual.

EXPORTACIONES DE CARNE VACUNA

En abril el volumen exportado de carne vacuna mantuvo la excelente performance de los meses previos. Cabe señalar que se cumplieron siete meses consecutivos con un volumen exportado superior a las 20 mil toneladas peso producto (tn pp)[1]. Hay que remontarse a octubre ’09-marzo ‘10 para encontrar volúmenes sistemáticamente superiores a 20 mil tn pp mensuales. Pero con una diferencia muy importante, porque en aquella época la tendencia era contractiva, ya que finalizaba la fase de liquidación de existencias más intensa de las últimas décadas y, por lo tanto, la ilusión de sostener un elevado consumo interno y a la vez un importante volumen exportado.

La excepción del período fue diciembre ’17, mes en el que se contabilizaron 16.268 tn pp, período afectado fundamentalmente por el factor estacional.

El volumen exportado de carne vacuna del primer cuatrimestre de 2018 se mantuvo como el más elevado de los últimos nueve años, tal como se puede observar en el gráfico precedente (tn pp) y en el siguiente (tn res con hueso). En tanto, el total de 133,8 mil toneladas res con hueso (tn r/c/h) equivalentes correspondiente a enero-abril del corriente año, resultó 63,6% superior al registrado en enero-abril de 2017 y también se colocó como el 9º mejor de los últimos 23 primeros cuatrimestres (1996-2018).

La facturación por los envíos al exterior registrados en el cuarto mes del año ascendió a 130 millones de dólares y se ubicó 65% por encima del monto generado en abril de 2017. Este crecimiento se explicó en su totalidad por el aumento del volumen exportado. En cambio, el precio promedio de la carne vacuna exportada registró una disminución de aproximadamente 4,5% interanual. Al considerar el primer cuatrimestre del año, los ingresos exportaciones totalizaron 549 millones de dólares y se ubicaron 63,4% por encima del monto correspondiente a enero-abril de 2017 (el precio promedio cayó 5,0% anual).

En lo que transcurrió de 2018 China fue para la industria frigorífica argentina el principal cliente. Esto es algo común a todos los países del MERCOSUR que producen y exportan carne vacuna. El gigante asiático concentró 50% de los embarques de carne vacuna desde Argentina (47,7 mil tn pp). En términos interanuales el volumen enviado a China creció 110%. En el caso de Uruguay, en los primeros cinco meses del año el mercado chino representó 48% del volumen exportado. En el caso de Brasil, en el primer trimestre del año, Hong Kong y China fueron los dos principales destinos, concentrando entre ambos 46,3% del total exportado.

En segundo lugar se ubicó Rusia, país que quintuplicó el volumen adquirido en Argentina en relación a enero-abril de 2017 (9,8 mil tn pp). De esta forma, su participación en el total subió a 10%.

Al tercer lugar subió Chile, país que adquirió 9.350 tn pp en enero-abril de 2018. En relación al mismo lapso de 2017 el volumen exportado al país trasandino creció 12,4%. Su importancia en el total exportado subió a 9,7%.

Luego, en cuarto lugar, apareció Israel, con exportaciones por casi 9.000 tn pp en los primeros cuatro meses del año. La tasa de crecimiento fue de 10,7% anual. Su participación en el total se ubicó en 9,3%.

Alemania y Holanda se colocaron en quinto y sexto lugar, respectivamente. Por Alemania ingresaron a la Unión Europea casi 7,7 mil tn pp de carne vacuna argentina en el período enero-marzo de 2018 (+18,4% anual). En tanto, en Holanda se desembarcaron 4 mil tn pp, es decir 48,4% más que en enero-abril de 2017. Del total exportado por Argentina, Alemania representó 8,1% y Holanda 4,2%.

Brasil, Italia y Marruecos completaron los primeros nueve lugares. Las ventas realizadas a nuestro principal socio comercial ascendieron a 2,5 mil tn pp y resultaron 15,4% mayores a las registradas en enero-abril del año pasado. A Italia se enviaron 1,6 mil tn pp (10% anual) y a Marruecos sólo 678 tn pp, las que resultaron 62% menores a las concretadas en el primer cuatrimestre de 2017.

DINÁMICA DE LOS PRECIOS

En un contexto de mayor incertidumbre sobre el futuro, explicado tanto por factores externos como internos, durante mayo el precio del dólar subió con relación al resto de los bienes y servicios. La hacienda en pie no fue la excepción y su precio en moneda dura cayó, tomando los datos del Mercado de Liniers. Sin embargo, la caída del precio de la hacienda en dólares fue menor. Por un lado, se cayó la cantidad ofrecida de hacienda (1,8% anual). Por el otro lado, el ajuste del tipo de cambio elevó los costos de producción (alimento balanceado, sanidad, etc., aumentaron inmediatamente de precio) y también impactó sobre el valor de las categorías más vinculadas a la exportación (vaca y novillo). De esta forma, y tras dos meses de caídas, en mayo el valor de la hacienda en pie medido en pesos argentinos volvió a aumentar con relación al mes previo.

En mayo el precio promedio de los animales comercializados en el Mercado de Liniers verificó un alza de 7,8% en pesos argentinos, la que compensó en gran medida la baja registrada en el bimestre marzo-abril (-7,8% y -0,2%, respectivamente). El valor promedio quedó ubicado en $ 29,9 por kilo vivo. La suba alcanzó a todas las categorías, pero alcanzó picos de 13,4% en vacas y 8,8% en novillos.

Al haberse registrado un aumento de la cotización del dólar en pesos argentinos de 16,4% entre abril y mayo, el precio promedio en dólares por kilo vivo disminuyó 6,3%. Cabe señalar que esta baja fue la séptima en los últimos ocho meses. En octubre ’17-enero ’18 la hacienda en pie perdió 13,0% de su valor en dólares (en febrero subió 3,5%), en tanto que en los últimos tres meses perdió otro 15,4%. En consecuencia, el precio promedio llegó a un piso de US$ 1,281 por kilo vivo durante mayo de 2018, acumulando una contracción de 23,8% con relación al cierre del invierno 2017. Hay que remontarse a marzo de 2010 para encontrar un valor similar. Esta baja también alcanzó a todas las categorías, y en línea con lo expuesto más arriba para los valores en pesos, las vacas, los toros y los novillos registraron las menores pérdidas (-1,5%, -4,8% y -5,5% mensual, en cada caso).

Ahora bien, dado que la depreciación del peso argentino se produjo principalmente durante mayo, resulta oportuno analizar también los cambios que se produjeron entre puntas de abril y mayo. Entre las últimas semanas de abril (23-27) y de mayo (28-31) el valor de la hacienda en pie experimentó un alza de 17,9% en pesos argentinos, al pasar de $ 28,64 a $ 33,77 por kilo vivo, la divisa norteamericana tuvo un incremento de 21,7% y, por lo tanto,  el valor en dólares del animal en pie disminuyó 3,1%, hasta quedar en US$ 1,36 por kilo vivo.

En el quinto mes del año el valor de la carne vacuna en los mostradores del Gran Buenos Aires (GBA) continuó subiendo, aunque lógicamente a un ritmo muy inferior al del ajuste que tuvo la hacienda en pie en el último mes (2,5% vs. 7,8%). Tal como ya lo hemos señalado en reiteradas ocasiones, el valor de la hacienda en pie es más volátil que el valor de la carne a nivel minorista y este último acompaña desde atrás las subas del precio del kilo vivo. A tal punto que el traslado del aumento que tuvo el valor del animal en pie a partir de la reversión del ciclo ganadero registrada en la primavera de 2009, recién se completó en marzo del corriente año, es decir ocho años y medio después.

Incluso, entre abril y mayo el alza de la carne vacuna en el mostrador también fue inferior a la estimación preliminar del aumento del nivel general de precios minoristas (2,5% vs. 2,8%).

En tanto, en la comparación interanual todavía se observó una suba levemente superior de la carne frente a la hacienda en pie, producto de lo expresado más arriba. Entre mayo de 2017 y mayo de 2018 el precio promedio de la hacienda en pie subió 16,2% y la carne vacuna experimentó un aumento de 17,0%.

El valor de la carne aviar registró una baja de 0,6% mensual entre abril y mayo, la que se sumó a la caída de 7,2% del mes previo. No obstante ello, en el último año el valor del pollo registró un aumento de 21,1%. Entonces, en el último mes la carne vacuna se encareció 3% con respecto a la carne aviar, pero en la comparación interanual registró una baja de 3,4%. No obstante ello, cuando se extiende el período de análisis surge que la carne vacuna verificó un encarecimiento significativo con respecto a la carne aviar. Entre agosto de 2009 y mayo de 2018 el mismo fue de 60,5%. Y este cambio relativo resultó consistente con las modificaciones que registraron los consumos per cápita de ambas carnes. Tomando años completos, entre 2009 y 2017 el consumo por habitante de carne vacuna se redujo en 10,2 kg (-14,9%), hasta ubicarse en 58,1 kg/hab/año, al tiempo que el de carne aviar subió en 10,6 kg (+31,8%), hasta alcanzar un promedio de 44,0 kg/hab/año.

El precio promedio de los cortes porcinos registró una variación positiva de sólo 0,6% entre abril y mayo. Y al comparar con mayo de 2017, estos cortes tuvieron un aumento apneas 10,5%. En consecuencia, en relación a los valores de las carnes vacuna y aviar, la carne porcina volvió a abaratarse en los últimos doce meses: -5,6% en el primer caso y -8,7% en el segundo caso.

Entre puntas del año (mayo ’18 vs. diciembre ’17) las carnes vacuna y aviar lideraron los aumentos de precios de las carnes, con alzas de 11,6% y 11,3%, respectivamente. En tanto, los cortes porcinos acumularon un alza de 4,2%. Igualmente, en todos los casos las subas quedaron por debajo del aumento verificado por el nivel general de precios al consumidor (estimado en 12,5%).

Foto: Gentileza de Norte Económico.