«Hay crisis, pero no riesgo de cierre», dijo Ribeiro

«Hay crisis, pero no riesgo de cierre», dijo Ribeiro

Compartir

El titular de la cadena de electrodomésticos atribuyó la situación a la caída de las ventas y a los cambios tecnológicos. La empresa entró en proceso preventivo de crisis.

 

Afectada por una brusca caída en las ventas y fuertes pérdidas, la cadena de electrodomésticos Ribeiro solicitó a la Secretaría de Trabajo de la Nación la inclusión en el proceso preventivo de crisis, aunque la compañía aclaró que no tiene previsto despidos o cierre de locales. Según su presidente “no hay riesgo de cierre”.

La empresa registró una pérdida integral de $ 683,63 millones en el primer trimestre del año y ese rojo se extiende hasta los $ 1.174,8 millones en los últimos nueve meses. El último balance anual de Ribeiro, al 30 de junio de 2018, da cuenta de una pérdida integral del ejercicio bastante menor: 1,22 millones, en 12 meses. Las ventas durante el último año se desplomaron un 35% pese a que diversificó el negocio, incluyendo por ejemplo venta de pasajes.

Durante el año pasado, la firma -que se creó como un emprendimiento familiar en Villa Mercedes – debió cerrar cinco locales en el interior del país y también se produjeron desvinculaciones con la empresa. En total tiene 1.550 empleados y 85 sucursales; además de electrodomésticos y tecnología, vende y financia muebles, bazar, juguetes, máquinas, herramientas, rodados, artículos de camping y regalos.

Respecto a la situación, Manuel Ribeiro, presidente de la compañía, habló con Radio Cooperativa y aseguró que más allá de la crisis la empresa no corre riesgo de cierre.

«En un contexto recesivo estamos, pedimos el proceso preventivo de crisis, que no es más ni menos para llegar a un acuerdo con los sindicatos. Para mitigar los efectos”, explicó Ribeiro. Y agregó que “además hay cambios tecnológicos, crecieron las ventas por internet, lo que significa modificaciones en la modalidad de trabajo».

Sin embargo, la principal queja de Ribeiro fue dirigida a las tasas de interés que, afirmó, “no condicen con ningún plan o política de empresa». «Por supuesto que con las políticas del Gobierno no se puede esperar un repunte de consumo”, añadió. Señaló que “puede haber suspensiones” pero «no va a haber cesanteo de personal ni el sindicato puede realizar medidas de fuerza. Hay una actitud constructiva». “No corremos riesgo de cierre”, garantizó.

Fuente: Ambito.com