Inicio Reservas naturales Greenpeace alerta sobre la quema de pastizales y la expansión de la...

Greenpeace alerta sobre la quema de pastizales y la expansión de la ganadería

Por Greenpeace

Desde Greenpeace, y junto a otras organizaciones ambientalistas, desde hace más de una década estamos reclamando por los recurrentes incendios en los pastizales de los humedales del Delta del Paraná, con el objetivo de promover la expansión de la actividad ganadera.

El gobierno de Entre Ríos debe apagar en forma urgente los incendios de pastizales y no permitir que esta práctica siga sucediendo, ya que afecta seriamente a la biodiversidad y la salud de las personas, y además puede provocar accidentes automovilísticos.

El delta del Paraná alberga unas 700 especies de vegetales y 543 especies de vertebrados, mientras que su gran riqueza en aves, con 260 especies, representa el 31 por ciento de la avifauna de Argentina. Es necesario avanzar en forma urgente en la protección de este valioso ecosistema.

La presión para lograr nuevas tierras para uso ganadero es una de las facetas de un modelo agropecuario que arrasa con bosques y humedales. Cabe destacar que los sectores Agricultura, Ganadería, Silvicultura y Otros Usos de la Tierra representan el 39% de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero del país.

La expansión descontrolada de la industria ganadera también está generando un verdadero crimen sobre el Gran Chaco, el segundo ecosistema forestal de Sudamérica, después del Amazonas. Allí conviven 3.400 especies de plantas, 500 especies de aves, 150 mamíferos, 120 reptiles, 100 anfibios.

El monitoreo de deforestación en el norte de Argentina que realizamos desde Greenpeace, mediante la comparación de imágenes satelitales reveló que durante el aislamiento social preventivo y obligatorio se desmontaron 14.906 hectáreas (7.759 en Santiago del Estero, 3.073 en Formosa, 2.435 en Salta y 1.639 en Chaco). La principal causa de los desmontes es el avance de la ganadería intensiva, que en cada vez mayor proporción se exporta a China y Europa. En las últimas tres décadas Argentina perdió cerca de 8 millones de hectáreas de bosques nativo, convirtiéndose en uno de los 10 países que más deforestan.

Es por eso que estamos impulsando una petición para que los gobernadores de Santiago del Estero (Gerardo Zamora), Salta (Gustavo Sáenz), Chaco (Jorge Capitanich) y Formosa (Gildo Insfrán) decreten la emergencia forestal y prohíban los desmontes de manera inmediata para siempre.

Acciones judiciales 

Los incendios en las islas del río Paraná causados por las quemas ilegales de pastizales en zonas rivereñas de Rosario y de la provincia de Entre Ríos fueron llevados a la Justicia. El fiscal Julio Rodríguez Signes informó que iniciaron “cuatro clases de acciones judiciales” en la Justicia Federal, que se sumarían a las anunciadas por el ministro de Ambiente Juan Cabandié.

Desde Nación buscan que “todo el gasto del gobierno nacional en el combate de este fuego irracional sea computado a los dueños de los campos donde se han hecho las quemas”. En tanto desde Entre Ríos, el fiscal anunció que avanzan en una causa penal por la violación del artículo 186 del Código Penal, que lleva la firma del gobernador Gustavo Bordet, y también querellan por  violaciones a la ley de Gestión del Fuego, por violaciones a la ley general de Ambiente y presentaron una denuncia por los lotes que posee la provincia, que se “han querido usurpar” explicó Rodríguez Signes.

Los mandatarios de Entre Ríos y Santa Fe coincidieron en el daño que provoca al medio ambiente y a la salud de los pobladores de las ciudades vecinas a las quemas, que este año se salieron de control por la bajante del caudal de agua que afecta al Paraná y a varios arroyos que funcionaban como barrera para el fuego. Sin embargo, desde el Ejecutivo entrerriano señalaron que su accionar no se restringirá a una “etapa únicamente punitiva o de apagar incendios” sino que junto con Santa Fe plantearán “toda una estrategia de trabajo en conjunto”.

El intendente de Rosario, Pablo Javkin, ciudad que fue afectada por el humo de los 40 focos de incendios había anunciado que estaban identificando a los productores que insisten con una práctica que busca quemar pasto viejo para facilitar el crecimiento de pastos tiernos para el ganado y para limpiar el terreno para la siembra extensiva que en Entre Ríos es sinónimo de soja.