Fuerte apuesta al conocimiento para regular el uso de fitosaniatrios en la...

Fuerte apuesta al conocimiento para regular el uso de fitosaniatrios en la provincia de San Luis

Compartir

El tema de los agroquímicos es un área minada de conflictos de intereses y el único camino para abordarlo es a través del conocimiento, según lo entendió el Ministerio del Campo que acaba de cerrar exitosamente el primer congreso regional de buenas prácticas fitosanitarias, con el que acercó la voz de valiosos especialistas a un público de origen diverso.

El asesor de la cartera del Campo Carlos Larrusse encabeza desde el principio el laborioso trabajo que llevó confeccionar la reglamentación de la ley de agroquímicos de San Luis,  vigente desde abril de 2014 y redactada con la participación y el consenso de entidades vinculadas a la actividad agropecuaria.

Como uno de los inspiradores de este encuentro realizado el jueves y viernes en Villa Mercedes, explicó a El Semiárido el contexto con el que trabaja el gobierno en garantizar las buenas prácticas: “Desde el Ministerio del Campo tenemos un compromiso con la producción de la provincia, como lo es también con el agua, el suelo y también el medio ambiente y la salud”.

Para el funcionario, el estado debe estar presente a la hora de brindar las condiciones para que estos temas estén en la agenda permanentemente al considerarlos prioritarios: “Las cadenas agroalimentarias son dependientes de recursos y también del uso de productos fitosanitarios. La producción primaria e industrial tiene una misión fundamental que es generar alimentos y elaborarlos y estos son indispensables para la comunidad”.

La producción primaria ligada al campo, dijo, se presenta cada vez más con un desarrollo tecnológico que tiende al uso de los recursos naturales con el menor grado de deterioro posible y señaló que esta tecnología está acompañada con el adiestramiento profesional y la participación de instituciones técnicas y académicas.

“Para una agricultura sostenida es necesario el uso de agrotecnologías, entre ellas la utilización de productos de protección de cultivos y la capacitación de los productores, para que las adopten en forma responsable y en el marco de las Buenas Prácticas Agrícolas”, destacó.

Larrusse, quien también es ingeniero agrónomo, opinó que se necesita innovar en agricultura, producir más en menos tierra, avanzar hacia un manejo más sostenible del agua y del suelo y mejorar el control de malezas, plagas y enfermedades.

En este contexto, afirmó que desde el estado provincial deben sostenerse políticas de gobierno que fomenten y agilicen el acceso a nuevas tecnologías y que le garanticen al productor alcanzar una mayor competitividad  respecto de otras regiones e incluso de otros países: “Dentro de esas políticas debe haber leyes y normas de regulación de productos con mucho criterio y sentido de protección tanto al productor como a los recursos”.

Como una visión a nivel mundial, en la cartera del Campo observan que el desafío de alimentar a más de 7.000 millones de personas es cada vez más creciente, pero opinó que no se puede solventar sin innovación y sin adopción de nuevas tecnologías.

Para el ingeniero Larrusse, todos los sistemas de producción son válidos en pro de la seguridad alimentaria: “La adopción de la agricultura orgánica es uno de ellos y es muy bueno, pero no suficiente ante el crecimiento exponencial de la humanidad”.

Recordó que la industria agroquímica es una de las más reguladas del mundo, por lo que  las empresas deben pasar por numerosas normas de regulación nacional para garantizar que los productos que salen al mercado no generen impacto negativo al medio ambiente, las personas o alimentos.

“Pero luego, estos productos, también deben ser empleados siguiendo los protocolos técnicos que garanticen un correcto uso como son las indicaciones de la etiqueta, más las del técnico, más el buen funcionamiento de los equipos, más respetando las condiciones de aplicación y más las condiciones de higiene y seguridad de su uso”, advirtió el profesional.

La legislación puntana protege  al vecino de los excesos del campo

San Luis pone énfasis en la aplicación de la “Ley de Agroquímicos, Regulación de Uso”, cuya autoridad de aplicación es el Ministerio del Campo.

Larrusse lidera el trabajo en un ámbito de técnico, idóneo y de consenso, en forma conjunta con la Comisión Provincial de Sanidad Vegetal (CO.PRO.SA.VE) en donde se efectúan reuniones de trabajo para tratar temas de la ley y sus normativas. Esta comisión está representada por instituciones que participan activamente, presidida por el Ministerio del Campo, la acompañan los ministerios de Medio Ambiente y de Salud, el Colegio de Ingenieros Agrónomos y Afines de la provincia de San Luis, Senasa, INTA, la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), las siete entidades rurales y la Facultad de Ingeniería y Ciencias Agropecuarias (FICA) de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL)

Mediante el decreto 1962 del 24 de abril de 2014, se estableció una nueva reglamentación de la Ley de Agroquímicos, que está pensada para asegurar el uso eficiente y segura de los agroquímicos y por ende el control de plagas en zonas rurales y a la vez que garantice la protección de la salud humana, animal y vegetal, así como el cuidado del medio ambiente.

Desde entonces el protocolo de trabajo implementado por el Ministerio del Campo se basa en tres pilares fundamentales: a)  la capacitación a todos los actores del sistema de uso de agroquímicos; b) el ordenamiento del sistema de uso y su fiscalización, dentro de un registro público, y c) la investigación y la promoción del uso de tecnologías adecuadas y de buenas prácticas de aplicación de fitosanitarios.

Está vigente además un programa de capacitaciones destinados a todos los actores del sistema de uso de fitosanitarios, para asesores fitosanitarios, para aplicadores de agroquímicos, y para ingenieros agrónomos matriculados para la verificación y calibración de equipos de aplicación terrestre. También, los técnicos del Ministerio del Campo vienen brindando información a directivos, docentes y alumnos de escuelas rurales.

En cuanto al ordenamiento del sistema de uso de agroquímicos, abrieron los registros para asesores técnicos fitosanitarios, de aplicadores y el registro de depósitos de agroquímicos que se ubican en inmuebles rurales, que se mantendrán actualizados.

“Creemos firmemente que hay funciones y responsabilidades para cada uno de los actores involucrados en el manejo de fitosanitarios y estas se encuentran bien definidas en normas municipales, provinciales y nacionales”, dijo el funcionario, quien extendió el concepto a los productores, ingenieros agrónomos y aplicadores, quienes tienen un rol principal en esta actividad.

Los temas seleccionados para este primer congreso regional lo fueron por su gran interés que en la actualidad tienen mayor repercusión y para ello convocaron a especialistas de prestigiosas instituciones públicas y también particulares, de una extensa trayectoria: “Nos sentimos muy conformes por la participación de técnicos y productores y sobre manera de la calidad de las exposiciones, que fueron muy claras, objetivas y fehacientemente corroboradas por datos y estadísticas mostradas por los expositores”, concluyó Larrusse, quien recibió felicitaciones por el alto compromiso del Ministerio del Campo y por la objetividad que encararon las normativas de aplicación de la Ley de Agroquímicos en San Luis.

Los que saben hablaron en el congreso

  • Químicos de exposición diaria “una amenaza invisible”.

Bioquímico Fernando Manera. Jefe del Departamento de Bromatología y Ambiente  de la Municipalidad de Colonia Caroya, Córdoba. Bioquímico titular, en laboratorio de análisis clínicos, bromatológicos y de medio ambiente. Autor del libro “Una amenaza invisible”.

  • Buenas Prácticas Fitosanitarias.

Ingeniero Agrónomo Ricardo Weiss. Profesor titular de la cátedra Sanidad Vegetal, Universidad Nacional de Villa María. Coordinor área de agroquímico del Colegio de Ingeniero Agrónomo de la Provincia de Córdoba y revisor de los protocolos de inspección de maquinaria de aplicación.

  • El avión agrícola y la producción del campo con buenas prácticas aéreas.

Medico Veterinario Orlando Martínez. Vicepresidente de la federación Argentina de Cámara agroaéreo. Director técnico de Bio-Latina Argentina.

  • Responsabilidad civil derivada de la aplicación de agroquímicos y el rol del estado social.

Abogada Noelia Coniglio. Abogada litigante especialmente en las ramas de Derecho Laboral, Civil, Comercial y Previsional. Docente Universitaria.

Abogado Gustavo Pereyra. Abogado litigante y asesor, siendo sus principales clientes Aseguradora Federal S.A, Escudo Seguros S.A, Fibracemento S.A, Hollmann Perforaciones S.R.L, Cereales Vicmar S.A, Estancia La Guillermina S.A.

  • Toxicología de los plaguicidas.

Doctora Cecilia Cannepa. Posgrado en Toxicología clínica, Médico en Emergencias Clínicas, en el Servicio de Guardia Central del Complejo Sanitario San Luis. Miembro de la Comisión Provincial de Control de Materiales Peligrosos de la Provincia de San Luis

  • El Conocimiento, nuestro camino.

Ingeniero Agrónomo Guillermo March. Profesor Titular de Terapéutica Vegetal. Facultad de Agronomía y Veterinaria. Universidad Nacional de Río Cuarto. Docente de los Cursos de Formación de Asesores Fitosanitarios, impartidos por el Colegio de Ingenieros Agrónomos de la Provincia de Córdoba.

  • Manejo Integrado de Plagas.

Ingeniera Agrónoma Nora Martínez. Especialización en Protección Vegetal. Profesor Adjunto Exclusivo en la cátedra Zoología Agrícola. Facultad de Ingeniería y Ciencias Económico Social. Universidad de San Luis.

  • Malezas Resistentes. Situación Actual en la Argentina.

Ingeniero Agrónomo Martín Marzetti. Gerente del Programa de Malezas Resistentes de Aapresid. Miembro de la Comisión Directiva de la Asociación Argentina de la Ciencias de las Malezas.

  • Malezas Resistentes. Situación actual de la Provincia de San Luis.

Ingeniero Agrónomo Jorge Garay. Técnico del INTA San Luis. Numerosos trabajos de ensayo e investigación.

  • Malezas Resistentes. Manejo de Herbicidas

Ingeniera Agrónoma Jorgelina Montoya. Investigador en Manejo de herbicidas y malezas. Impacto ambiental de los agroquímicos en los sistemas de producción INTA Anguil. Coordinación de proyecto especifico INTA: Los agroquímicos como fuente de contaminación difusa en agroecosistemas.

  • Malezas Resistentes. Malezas tolerantes y resistentes en los sistemas de producción actual.

Ingeniero Agrónomo Diego Ustarroz. Investigador de INTA Manfredi. Especializado en Malezas. Docente de la especialización en protección vegetal de la Universidad Católica de Córdoba.

  • Panel de Malezas:

Participantes: Ing. Agr. Martín Marzetti, Ing. Agr. Jorgelina Montoya, Ing. Agr. Jorge Garay, Ing. Agr. Diego Ustarroz.