Inicio Agroindustria Fortalezas y debilidades de la producción porcina

Fortalezas y debilidades de la producción porcina

El siguiente es un análisis que publicó en su página web el Observatorio Rural Argentino (OBRA). 

El sector porcino atraviesa un momento complejo por las dificultades de la coyuntura nacional, pero a la vez alentador por las potencialidades propias y factores que estimulan el mercado interno y externo. Los últimos datos oficiales dan cuenta de un sostenido crecimiento de la cadena, que permiten sortear los altos costos, la falta de financiamiento y los vaivenes de los indicadores macroeconómicos. Se consolida el mayor consumo y el sector se abre paso en la exportación. Los productores buscan ganar eficiencia y escala e insertarse en la comercialización mayorista de cortes.

De acuerdo con el informe publicado por el Ministerio de Agroindustria, los primeros ocho meses del año se registraron una suba del 3% en la producción de carne porcina, sumando 421.775 Tn. En tanto, la faena creció 1,2%, mismo período de 2019 respecto al año pasado, totalizando 4.524 Tn.

Si tomamos el mercado interno, se registró una suba interanual para el mismo período del 1,6% en el consumo per cápita, con un promedio de 14,97 kg por habitante en el año. Incluso, se llegó a consumir 15,34 kg durante el séptimo mes del año. Respecto a las exportaciones, creció 36% la cantidad de ventas al exterior durante los primeros siete meses del año en términos interanuales, totalizando 13.442 Tn.

De unas 112 millones de Tn de carne de cerdo que se producen en el mundo, China vino siendo el primer productor con 54 millones de Tn. Sin embargo, la fiebre porcina africana, ya hizo caer entre un 30 y un 40% la producción (230 millones de cabezas han sido sacrificadas este año y serían más de 300 millones a contar de agosto de 2018, cuando la peste se desató). China va camino a convertirse en 2020 en el mayor comprador de carne porcina de la Argentina, sus necesidades de importación saltarían de 1,5 a más de 4 millones de Tn.

La Argentina consiguió el aval para vender a China en mayo pasado y los primeros embarques se hicieron en agosto último. Los frigoríficos La Pompeya, Paladini y Campo Austral tienen sus plantas habilitadas, mientras están en marcha los trámites para que se aprueben más empresas.

Si bien se avizora un horizonte de oportunidad, consolidación y crecimiento interno, así como aumento de demanda externa, “a no confundir gordura con hinchazón”. Es que los hechos posteriores a las PASO de agosto marcan que no es soplar y hacer botellas, que el sector productivo no puede dar pasos en falso. Y si no, veamos el caso de la gigantesca empresa de agro negocios en la Bolsa, BLD, quien la crisis financiera y económica provocó que la firma pampeana Lartirigoyen y Cía se retire de un ambicioso proyecto de cría de cerdos en la localidad cordobesa de Noetinger, con un descalce financiero que podría rondar los 70 millones de dólares.

BLD Pigs se comenzó a planificar en 2017 con una inversión de 45 millones de dólares en la construcción de un sistema integrado de producción de cerdos, una modernísima planta con estándares de primer mundo.

Así como por otra parte, se consolida la Cadena productiva conformando la Cámara de Empresarios Porcinos de la Provincia de Buenos Aires (CEPBA), con la necesidad de una representación gremial fuerte, con presencia en toda la provincia y que involucre a todos los actores de la cadena porcina, entendiendo la organización como salida.

Fuente: Observatorio Rural Argentino