Inicio San Luis Escenas de la vida rural: en las tierras de don Hipólito Irigoyen...

Escenas de la vida rural: en las tierras de don Hipólito Irigoyen en San Luis nació una estancia modelo

Por Félix Quiroga

Fue en la década de 1920, cuando don Hipólito le vendió a Dolores, una de las hermanas del Aviador Origone, unas 5000 hectáreas de tierras ubicadas en las cercanías de comandante Granville, un poco más al norte, del otro lado del rio V.

Por ese entonces el líder radical tenía alrededor de 200.000 hectáreas en San Luis, muchas, pero de escaso valor en aquellos tiempos.

Las 5000 que adquirió Dolores Origone, no valían casi nada.

Ubicadas en un lugar agreste, sin mejoras y de mucho monte, casi sin accesos ni caminos, los primeros años, fueron para Dolores y su esposo Félix Quiroga, tiempos duros de mucho sacrificio. Había que alambrar, desmontar, hacer potreros, abrir huellas…

A dos kilómetros, cruzando el rio, pasadas unas barrancas, se diseñó el casco de la estancia y se construyó la casa de los propietarios y otra para el personal.

Como desde Villa Mercedes, o San Luis, los caminos eran muy precarios y dificultosos para traer los materiales en carros, se realizó un horno de ladrillos, y con los ladrillos quemados allí, y con la arena, ripio y piedras del rio se trabajó en la construcción de las viviendas.

Se tardaron muchos años en convertir el monte agreste en una estancia moderna y productiva. La tarea de Dolores Origone y su esposo, fue continuada por su hijo que, con amor por las tareas rurales, esfuerzo y habilidades de gestión la convirtió en un establecimiento modelo.

El eminente geógrafo puntano Ricardo Capitanelli, en colaboración con Mariano Zamorano, publicaron en 1972 la “Geografía Regional de San Luis”, en donde, en uno de sus capítulos, estudian y analizan el modelo de trabajo de la estancia “Painé”, caracterizándolo como un ejemplo  de eficiencia productiva.

Con el paso de los años, «Painé» se convirtió en una de las cabañas de más renombre en la producción de ganado Hereford de San Luis. Los ejemplares allí producidos ganaron innumerables premios por su calidad genética.

A mediados de la década de 1970 la estancia «Painé fue vendida en el marco de la sucesión de sus herederos.

Las Fotos: Fueron tomadas en “Painé” en las décadas de 1930, 1940 y1950.

En una se observa, un auto varado al intentar cruzar por el paso que llevaba a la estancia, del por entonces caudaloso rio V.

El chalet de “Painé” en una vista desde lo alto de un molino.

Un corral con ovejas y al fondo uno de los propietarios.

En las otras dos fotos, personal de la estancia y en una de ellas, el Dr. Cimoli, (sin sombrero) de Villa Mercedes, de visita en la estancia.

Por último, Félix Quiroga Origone, montado en «Ranquel», uno de sus caballos favoritos.