Inicio Agricultura El veto al glifosato empuja el negocio del desmalezado mecánico

El veto al glifosato empuja el negocio del desmalezado mecánico

Cultivador Lemken Koralin

Empresas como Horsch y Lemken están lanzando máquinas que eliminan las malezas sin intervención de agroquímicos.

La restricciones crecientes al uso del glifosato que empezaron a surgir en Europa refuerzan la tendencia hacia medidas restrictivas que protegen el medio ambiente.

Los fabricantes de maquinaria agrícola toman nota de la tendencia y, en línea con ello, reorientan sus planes. Surgen, entonces, los llamados eco-cultivadores.

En julio pasado, Austria fue el primer país de la Unión Europea en prohibir el glifosato. Recientemente se sumó Alemania.

La industria de la maquinaria agrícola está reaccionando con equipos que permitan el desmalezado mecánico, como lo prueban los recientes lanzamientos de Horsch y Lemken.

Alternativas

La repuesta mecanizada de Horsch es la máquina Finer LT, la segunda que presenta para el control de malezas.

Incorpora 4 hileras de dientes elásticos en un arado con el objetivo de cortar las raíces de la vegetación justo debajo de la superficie del suelo.

El equipo también puede nivelar el suelo y elevar las raíces de las malezas hacia la superficie para acelerar el secado.

Por su parte, Lemken lanzó el cultivador Koralin que está provisto de discos y cinceles para cortar el suelo y controlar las malezas.

Los cinceles cortan las raíces a una profundidad que varía entre 2 a 10 centímetros.

También debe recordarse que Lemken adquirió la firma Steketee (Holanda), especializada en máquinas para combatir malezas sin uso de herbicidas.

Fuente: Maquinac.