Inicio Ganadería El Senasa identificó y vacunó a más de 600 bovinos en la...

El Senasa identificó y vacunó a más de 600 bovinos en la precordillera del sur mendocino

Profesionales del Centro Regional Cuyo se trasladaron, en vehículo y a caballo, hasta los campos de veranadas para reforzar la vigilancia contra la aftosa. Allí los productores permanecen por más de tres meses, para aprovechar las buenas pasturas para el engorde del ganado, y luego de ese período bajan a los campos de invernadas.

Dos médicos veterinarios del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria recorrieron diferentes puestos ubicados en la Pre Cordillera de los Andes, durante 5 días, para  identificar con caravanas y vacunar a más de 600 bovinos. Para dicha tarea contaron con la colaboración de un profesional de la Fundación Coprosamen y de los propios puesteros.

Los agentes, Esteban Zapata y Gustavo García, se trasladaron en vehículo hasta el margen norte del Río Barrancas, límite natural entre Mendoza y Neuquén, ubicado a más de 300 km de la ciudad de Malargüe. Desde ahí, retomaron el viaje a caballo para visitar a los puesteros en sus veranadas.

Estas acciones se realizan con la finalidad de reforzar la vigilancia de la Fiebre Aftosa, y prevenir el ingreso de estos animales a la Patagonia, ya que se trata de una Zona Libre de Fiebre Aftosa sin Vacunación.

En el transcurso de dichas jornadas, los veterinarios visitaron a 12 productores, ubicados en diferentes puestos, distantes entre sí, los cuales se encuentran en las inmediaciones de la Laguna Cari Lauquen, a más de 2.500 metros sobre el nivel del mar. Es importante mencionar que los animales se encuentran a campo abierto, por lo que es necesario que los arreen hacia los corrales para ser identificados y vacunados.

Los agentes destacan la excelente predisposición de los puesteros para realizar las acciones sanitarias, además de guiarlos por la zona, facilitando sus caballos para el traslado, ya que el acceso no puede realizarse en vehículo. En algunos casos, los productores ofrecieron, con mucha hospitalidad, sus viviendas para el alojamiento de los veterinarios, hasta el próximo día que emprendían nuevamente las tareas.

En el último puesto, se encontraron con el Sr. Cortéz, de 82 años, quien al igual que los otros, manifestó estar muy contento y agradecido de recibir una visita de un organismo estatal.

Gracias al rol que cumplen las radios en estas comunidades, es que los médicos pudieron comunicarse con los productores para avisarles de su visita. Usualmente la radio emite al mediodía estos mensajes, horario en que los productores sintonizan el dial para poder informarse sobre su familia y sobre temas cercanos a ellos.

Una de las principales actividades de Malargüe, ubicado a 420 kilómetros de la Ciudad de Mendoza, es la cría y pastoreo de caprinos y vacunos. Teniendo en cuenta la geografía, realizan el traslado de ganado desde campos de invernada a los de veranada, siendo una de las prácticas rurales más antiguas de la zona precordillerana.

En los campos de veranadas, los puesteros viven prácticamente asilados durante tres meses, en un lugar inhóspito con condiciones climáticas muy rigurosas, sin las comodidades de la vida urbana: sin gas, agua caliente, electricidad.

Para García “fue una experiencia muy rica, conocer a estos productores que son verdaderos patriotas, ya que están casi al límite con la frontera chilena en el medio de la cordillera. Además de poder charlar con ellos sobres cuestiones sanitarias, hemos podido conocer su manera de vivir y han sido muy generosos.”

Por su parte, Zapata considera que “es ahí donde los técnicos sentimos que estamos representando al Organismo, asistiendo a esa gente que está haciendo patria, con información, con asesoramiento, incluyéndolos al sistema, y a su vez haciendo nuestro trabajo de vigilancia epidemiológica”.