El remate del primer lote de girasol pagó menos que el año...

El remate del primer lote de girasol pagó menos que el año pasado

Compartir
Mesa que presidió el acto del primer remate de girasol en la Bolsa de Comercio de Rosario

La firma Sucesores de Atilio Carinelli se quedó con el primer lote de Girasol. El acopiador se hizo de la primicia 2018/19 proveniente de la localidad de Campo Largo (Chaco), a cargo del productor Juan Antonio Karuza.

El precio de final de la subasta fue de $13.000. Si se compara con el año pasado, en términos absolutos se pagó $2.300 menos. En 2018, la edición inaugural del remate tuvo un precio inicial de $ 6.030 y finalizó en $15.300 por tonelada.

Las actividades del remate comenzaron a las 9.30 con una jornada técnica acerca de la  situación local e internacional del cultivo de girasol dictada por Jorge Ingaramo, asesor económico de la Asociación Argentina de Girasol (ASAGIR).

El acto central -que comenzó pasado el mediodía- fue encabezado por el vicepresidente 1° de la Bolsa de Comercio de Rosario, Raúl Meroi; el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz; el subsecretario de Mercados Agropecuarios, Jesús María Silveyra; la intendente de Rosario, Mónica Fein; la ministra de Producción de Santa Fe, Alicia Ciciliani y el subsecretario de Agricultura de la provincia del Chaco, Jorge García.

El remate del primer lote de girasol tiene entre sus objetivos acompañar el crecimiento que el cultivo viene teniendo en el país, difundir aspectos comerciales y de mercado y promover e impulsar mejoras en el desarrollo de la cadena de valor del producto.

El subsecretario de Mercados Agropecuarios de la Nación, Jesús Silveyra, afirmó que “Argentina tendrá la mayor producción de girasol de la última década, con una cosecha estimada en cuatro millones de toneladas”.

Silveyra se refirió a “los esfuerzos de la producción, el comercio y la industria en un año en que pese a la baja de los precios internacionales del aceite de girasol, se obtendrá la mayor producción de la última década, con una estimación por parte de la cartera agroindustrial nacional de 4 millones de toneladas, aunque aún falta mucho por cosechar”.

“Venimos dando pequeños pasos en busca de mayor transparencia y competitividad, tanto en el mercado interno como internacional. La prohibición del plaguicida Diclorvos, por parte de Senasa, redujo la posibilidad de detectar residuos del mismo, tanto en la semilla como en el aceite, lo que funcionaba como una barrera para los mercados europeos”, indicó Silveyra.

“Hoy ya se llevan declaradas para exportación casi 90 mil toneladas de semilla, generando competencia adicional, y los exportadores están trabajando la posibilidad de volver a vender a México”, afirmó.

Asimismo recordó que “la industria, desde el mes diciembre, reestableció su oferta compradora en el Mercado a Término, para posiciones sobre Rosario, que ayer cerraron en 235 dólares por tonelada”.

Fuente: Bolsa de Comercio de Rosario y Secretaría de Agroindusria