Inicio Agroindustria El descuento en carnes avanza, aunque desde la industria piden precisiones

El descuento en carnes avanza, aunque desde la industria piden precisiones

En la previa de la reunión que se llevará a cabo hoy a partir de las 14:30 entre el Gobierno nacional y la cadena de las carnes por la incorporación de este producto en el marco de la Tarjeta Alimentaria, la industria frigorífica llega a esta instancia con la idea de extender este plan a todo el territorio nacional y algunos interrogantes -sobre todo del sector exportador- acerca de su modo de instrumentación.

El último encuentro del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, que se llevó a cabo la semana pasada, el organismo encabezado por Victoria Tolosa Paz y los representantes de la cadena cárnica analizaron la incorporación de descuentos de $100 por kilo destinada a los beneficiarios de la Tarjeta Alimentaria, a través de una red de 200 carnicerías en Gran Buenos Aires y cordones urbanos de Rosario, Santa Fe, Mar del Plata y Córdoba. Uno de los aspectos planteados por los representantes de la carne a las autoridades es que debería imprimirse un carácter más federal a la iniciativa, con el objetivo de que alcance a carnicerías en todo el país.

Los exportadores llegan a este encuentro con algunas dudas sobre cómo se incluirá la carne bovina en el programa. En primer lugar, quieren saber cómo llegará este alimento a los puntos de venta y sobre todo, cómo se podrá corroborar y demostrar que se aplica el descuento, teniendo en cuenta que, desde su perspectiva, una gran cantidad de establecimientos no estarían en condiciones de implementar este sistema a través de la Tarjeta Alimentaria.

Pero además hay otros dos temas que preocupan a la cadena de valor de la carne. Por un lado, el costo de este plan, que sería de $120 millones de pesos mensuales y en segundo lugar, los datos exactos sobre la cantidad de tarjetas que se implementarán. Con respecto al primer punto y de acuerdo con versiones periodísticas, el costo del descuento de $100 por kilo sería absorbido en $45 por parte de la cadena de comercialización bovina y $55 por el Estado nacional. En este sentido, fuentes oficiales afirmaron que al menos por el momento, esta estrategia no cuenta con el aval de las autoridades, sino que la idea es que el descuento recaiga sobre el sector privado.

Con respecto al segundo punto, desde la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (Fifra) señalaron que aguardan precisiones sobre esta cuestión. «Esperamos información sobre cuántas tarjetas, dónde y cuándo van a ser entregadas, para poder seguir avanzando», reconoció a este medio Javier Peralta, secretario de la entidad.

Por el lado del consumo interno, el presidente de la Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores (Camya), Leonardo Rafael, señaló que están de acuerdo con la inclusión de la carne bovina en la Tarjeta Alimentaria «siempre y cuando esté orientado a los beneficiarios del plan y no al interés puntual de actores de la cadena». El directivo también advirtió sobre el consumo interno, «que se encuentra deprimido». También señaló que «el Gobierno anterior dejó una elevada presión impositiva, que en muchos casos hacen inviable el negocio».