El comportamiento del mercado de carnes

El comportamiento del mercado de carnes

Compartir

Las subas en el tipo de cambio terminaron complicando al ganadero a partir del alza de los costos. El beneficiado fue la industria frigorífica, que supo aprovechar la mejora de la competitividad para aumentar las exportaciones.

En promedio el kilo vivo del ternero en el Mercado de Liniers tuvo una mejora del 26,7% en la relación anual. Contra costos que aumentaron un 120 por ciento.

“El año arrancó muy bien, la producción creció, pero a partir del cambio de la macroeconomía los números se revirtieron y de tasas de interés del 70%”, afirmó el presidente de la Cámara de Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra), Miguel Schiariti.

Los que sí anduvieron bien fueron los frigoríficos “que incrementaron el monto de las exportaciones en un 62,5%”, dijo el consultor ganadero, Víctor Tonelli.

Esto quiere decir que en un contexto de altísima demanda y de bajo costo de la materia prima, el cual terminó afectando al productor la industria se vio beneficiada con un aumento en los envíos.

La misma situación se pudo ver en el sector aviar. Los productores que reciben el pollo para engordar por parte de la industria y que representan el 95% del mercado, reciben $6,5 por animal. Un valor que no cubre el aumento de costos de la energía y la mano de obra que está en torno del 60 por ciento.

Para el presidente del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA), Roberto Domenech “el año termina con algunas esperanzas luego de arrancar un 2018 muy malo hasta mayo y que cambió en octubre gracias al tipo de cambio lo que hace que hoy estemos 8% arriba en la producción”.

Lo mismo se observa en la carne de cerdo. Muchos productores dejaron la actividad y si bien las exportaciones dieron un salto importante, el sector advierte que las importaciones son un llamado de atención en el futuro.

Fuente: BAE Económico