Inicio Agroindustria El campo rechaza y analiza medidas de fuerza ante la posible suba...

El campo rechaza y analiza medidas de fuerza ante la posible suba de retenciones

El secretario de Comercio dijo que podían subir ese impuesto por el aumento de la carne. Este no es el camino, advirtieron ruralistas. El ministro Domínguez pide hacerse cargo del tema.

Arranca una semana clave para el gobierno y el campo por lo que puede pasar con el precio de la carne, que volvió al centro de la escena tras la escalada de la hacienda en los últimos días. La suba del kilo vivo comenzó a trasladarse a las carnicerías y góndolas, poniendo más presión a la inflación. Pero lo que agregó tensión al tema fueron las declaraciones del secretario de Comercio Roberto Feletti quien dijo que evalúa una posible suba de retenciones.

Los embarques de carne ya pagan 9% y los dichos de Feletti provocaron el generalizado rechazo de productores y la política.

El viernes pasado en el mercado de Liniers la hacienda cerró en baja tras un ingreso mayor de animales con respecto al miércoles, lo que amortiguó el salto de los valores del kilo vivo durante la semana. De todas maneras, la suba en lo que va de noviembre es de 18% en novillitos y 17% en vaquillonas, las dos categorías que se destinan mayormente el mercado local.

Y estos incrementos ya se comenzaron a trasladar a los mostradores. Según Leonardo Rafael, presidente de la Cámara Argentina de matarifes y abastecedores, el alza en los últimos días fue entre $100 y $200 por kilo, según zona y calidad de mercadería. Por un tema de estacionalidad, por el aumento de la demanda, el asado es uno de los cortes que más subió.

Y ahora las expectativas están dadas en lo que será el ingreso de hoy en el tradicional mercado concentrador. Anoche al cierre de esta edición se estimaban hasta 6.000 cabezas, 2.000 más que el martes pasado.

Hoy también termina el congelamiento de precios que acordó el gobierno con los supermercados tras la reunión cumbre entre los ministros Martín Guzmán (Economía), Julián Domínguez (Agricultura) y Matías Kulfas (Producción).

Feletti también habló de un fideicomiso con el objetivo de desacoplar los precios locales de los internacionales, que también provoca rechazo de los dirigentes agropecuarios que calificaron de “muy imprudente” la intención del Gobierno de subir retenciones a la carne y amenaza con medidas.

“Esperamos que no se concrete porque tienen que dejarnos trabajar. Más retenciones es menos producción. El Gobierno tiene que tomar nota de la última elección, de cómo se expresaron las provincias productivas. Claramente el mensaje fue: este no es el camino”, destacó por su parte Nicolás Pino, presidente de la Sociedad Rural Argentina. Pino contó que están en diálogo con los titulares de las otras entidades para definir los pasos a seguir. “No se descarta ningún tipo de medida, de movilización, para que los productores nos expresemos fuertemente”, manifestó.

El intervencionismo en los mercados y los controles de precios en los alimentos son medidas que dañan la economía limitando el crecimiento. No deben existir como herramienta de política pública”, agregó. Y calificó de “muy imprudente” la declaración del secretario de Comercio.

Gabriel de Raedemaeker, vicepresidente de CRA precisó que lo que hace falta es generar los mecanismos que fomenten la producción. “No hay que restringir la producción. Pero es evidente que en su capacidad de análisis, intervencionista de la economía, no cabe la posibilidad de este tipo”, argumentó.

También en el Gobierno se abrió una grieta por el tema de la carne por la forma en que se busca bajar los valores. Tras las declaraciones de Feletti, Domínguez manifestó que el productor no es formador de precios en la Argentina, y que el Gobierno no está para provocar la debilidad del sector más débil de la cadena, que es el productor. Según pudo averiguar Clarín, en la reunión entre los ministros del jueves pasado hubo tensión. Y trascendió que el ministro de la cartera agropecuaria pidió hacerse cargo del tema carne. Hasta anoche no había tenido respuesta.

Fuente: Esteban Fuentes, Clarín.