El biogás, una alternativa como fuente de energía

El biogás, una alternativa como fuente de energía

Compartir

A partir de la necesidad de equilibrar el desarrollo energético más allá de los combustibles fósiles, Argentina viene alentando el uso de recursos más amigables con el medioambiente. Uno de los sectores que impulsa esta opción, es el campo con la transformación de los desechos de la ganadería porcina y vacuna generando fuentes renovables por medio de la construcción de plantas de biogás. El Gobierno nacional estima que al 2025, el 20% de la red eléctrica estará abastecida por estos tipos de energía limpia.

Datos de la Secretaría de Energía muestran que en 2018 el biogás creció en 2018 un 128% al pasar de los 64,1 gigawatt-hora de hace dos años a los actuales 146,7 Gwh. La participación en el total de energías renovables fue del 100 por ciento.

Sin embargo el crecimiento se viene dando principalmente en pequeña escala. Esto habla de la toma de conciencia por parte del productor en la importancia del concepto de economía circular lo que hizo que decida el reuso de los desechos de su actividad pecuaria en la elaboración de energía. Primero que nada por la sustentabilidad que hoy viene reclamando el mundo de la mano del COP21 y segundo, por la necesidad de autoabastecerse dado los costos que le genera la compra a la red eléctrica y que no siempre es accesible dada las distancias de la actividad agropecuaria.

«El modelo más eficiente para el campo es el autoconsumo, porque a mediano plazo los estímulos de los gobiernos desaparecen y porque la energía eléctrica tiene altos impuestos», dijo Luis Picat, un productor que lleva adelante una producción de cerdos con la cual genera 1,5 mega por día.

Uno de los principales motivos de este auge está dado por el surgimiento de empresas que empezaron a traer la tecnología necesaria para la transformación de los desechos pecuarios lo que hace que poco a poco sea más accesible desde el costo.

Y esto tiene que ver con las escalas. En sus inicios la construcción de las plantas era para grandes establecimientos agroindustriales. Ahora las hay medianas y pequeñas lo que permite que llegue a todos.

Desde el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), el coordinador interino del Programa Nacional de Agroindustria y Valor Agregado, Alejandro Saavedra, señaló «todos los días tenemos la apertura de una planta de biogás para generar electricidad donde no la hay, esto es una forma de agregar valor»

El experto subrayó además que «el aumento de la intensificación está ocasionando problemas ambientales los cuales empiezan a tener normas de control provinciales que de la mano de proyectos desde la Nación como el Renovar, hace que crezcan este tipo de emprendimientos».

Definitivamente están dadas las condiciones para que el país se convierta en un generador de productos en consonancia con el medioambiente. Una exigencia que se viene incrementado día a día y de inminente aplicación en el comercio mundial de alimentos.

El mercado preferirá aquellos países que produzcan en condiciones ecológicamente responsables y con altos niveles de calidad. Es ahí donde Argentina comienza a dar un paso importante en buscar energías de menor impacto para el planeta.

Fuente: BAE Negocios.