El 3 de abril comienza plan contra brucelosis bovina

El 3 de abril comienza plan contra brucelosis bovina

Compartir
El precio de la vacuna antibrucélica aumentó 220% en el último año.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) presentó ante los integrantes de la Comisión Provincial de Sanidad Animal de Corrientes (Coprosa), el nuevo Plan Nacional de Control y Erradicación de Brucelosis Bovina, aprobado por su Resolución N° 67/2019, que se iniciará el próximo 3 de abril.

Por otra parte hay que informar que el precio de la vacuna antibrucélica aumentó 220% en el último año.

Un año atrás, el valor de la dosis contra brucelosis de los laboratorios Agropharma y CDV –dos de los principales proveedores de la vacuna– era de 14,7 y 14,6 pesos respectivamente, mientras que actualmente el precio se ubica en 48,5 y 46,8 pesos (IVA incluido).

Frente a esa realidad, representantes de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) solicitaron a las autoridades del Senasa que intercedan para –tal como sucede en el caso de la vacuna contra la aftosa– lograr la eximición del pago de IVA en la vacuna contra brucelosis.

“Solicitamos al Senasa que realice una gestión ante las autoridades económicas para solicitar la exención del pago de IVA tanto en la vacuna antibrucélica como en la aplicación de la misma”, explicó Mariano Williams, empresario ganadero de la zona bonaerense de Pilar y vicepresidente tercero de Carbap. “El tema del precio de la vacuna nos preocupa”, añadió.

Además de reducir el costo de la vacuna, la eximición de IVA en la vacuna antibrucélica permitiría solucionar el inconveniente contable y administrativo de obligar a los entes sanitarios a realizar dos facturaciones diferentes (una sin IVA para aftosa y otra con el impuesto para el caso de la brucelosis).

 

Entre los puntos más salientes, el veterinario del Senasa, Edgardo Areco, informó que los entes sanitarios son responsables de coordinar y ejecutar las campañas de vacunación antibrucélica sea de manera individual o conjunta con la campaña de fiebre aftosa. Por otra parte, detalló que conforme lo señala la nueva Resolución se podrá elaborar planes específicos que atiendan la agricultura familiar y las producciones de subsistencia.

En otro orden de cosas, Bulman informó que el próximo 26 de marzo, la profesora de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), Fabiana Cipollini, dictará un curso sobre brucelosis para la acreditación de veterinarios privados, oportunidad en que estará presente el jefe del Programa Nacional de Brucelosis del Senasa, Jorge Hart, quien responderá consultas sobre la nueva estrategia. Dicho encuentro fue acordado en el marco de una reunión entre el director del Centro Regional NEA del Senasa con el Decano de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNNE, Alejandro Daniel Báez.

Reunión de integrantes de Senasa con los de Coprosa de Corrientes.

Resolución N° 67/2019

La nueva estrategia –que deroga la Resolución N°150/2002 que reglaba el Plan aplicado hasta ahora– requiere que los propietarios de los rodeos donde se realicen actividades de reproducción en bovinos efectúen con su veterinario acreditado al Programa de Brucelosis Bovina, una Determinación Obligatoria de Estatus Sanitario a Brucelosis (DOES).

La DOES consiste en un diagnóstico serológico a la totalidad de los animales susceptibles del establecimiento. Si la totalidad de las muestras resultan negativas, el establecimiento obtendrá el estatus de libre de brucelosis bovina, que deberá mantener anualmente con un muestreo parcial de los animales. Además el estatus de libre de la enfermedad permite movilizar animales sin necesidad de diagnósticos previos.

El plazo establecido para cumplir con la DOES es de dos años. No obstante, el Senasa recomienda a los productores realizar la determinación de estatus a la mayor brevedad posible para avanzar con la identificación de predios con o sin infección y acelerar el proceso de lucha contra la enfermedad.

Esta nueva estrategia permitirá lograr un mejor control de la brucelosis y posicionar a nuestro país como uno de los principales proveedores de carne bovina de calidad al mundo, además de resguardar la salud pública por tratarse de una enfermedad zoonótica que también afecta a las personas.

Fuentes: Senasa y Valor Soja