Inicio Agroindustria Efecto coronavirus: 31.8% de caída en la exportación de carne en enero

Efecto coronavirus: 31.8% de caída en la exportación de carne en enero

La exportación de carne bovina registró una caída del 31,8% entre diciembre y enero de este año, de acuerdo a estimaciones del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva). Más allá de esta situación, impulsada por los efectos del coronavirus en China, en la comparación interanual los números son positivos y según la entidad, las ventas al exterior crecieron en un 24,3% en cantidad de toneladas exportadas y un 37,4% en facturación, con USD223 millones.

El informe del Ipcva permite visualizar el buen año que cerraron los establecimientos exportadores de carne bovina, con un volumen comercializado de 855.000 toneladas entre febrero del año pasado y enero 2020 y un ingreso estimado de divisas de USD3.160 millones. Como contrapartida, el valor de las exportaciones de carne vacuna obtenido en enero de 2020 mostró una caída del 37,3% con respecto al mes anterior.

Las ventas al exterior de carne bovina a China, principal destino de los frigoríficos argentinos, experimentan una tendencia a la baja que se profundizó al empezar el año. Según estimó el Consorcio Exportador ABC, la actividad cayó un 30% en enero, mientras que los precios pagados por el gigante asiático mermaron un 35%. Este no es un punto menor y mientras los asiáticos pagan hasta USD3.000 menos por tonelada, los empresarios argentinos renegocian estos contratos, con el agregado de las complicaciones causadas por el coronavirus en la estructura portuaria china.

En esta instancia, si se comparan los embarques de los meses de enero del año pasado y 2020, además de la disminución de los envíos a China, se registraron caídas de magnitud en Italia y Rusia.

De acuerdo con el Ipcva, un 72% de los envíos de carne generados por nuestro país tuvieron como destino el mercado de Asia. Ante este parate, el mercado alternativo por decantación es Rusia, pero por el momento las exportaciones a ese destino se encuentran restringidas, cuando a finales del año pasado las autoridades sanitarias rusas detectaron trazas de ractopamina, un promotor de crecimiento prohibido en ese país.