Inicio Energías renovables Desplome del petróleo, ¿oportunidad para la energía limpia?

Desplome del petróleo, ¿oportunidad para la energía limpia?

Esta nota fue escrita antes de que sucediera lo del precio negativo del petróleo de esta semana. Anticipatoria de lo que vendrá. Fuente: Woodmac – Dra. Valentina Kretzschmar-

La guerra de precios del petróleo entre Arabia Saudita y Rusia, combinada con la destrucción de la demanda por la pandemia del coronavirus, ha vuelto a poner en peligro el sector del petróleo y el gas. Se esperan recortes en todos los gastos discrecionales del sector a medida que las empresas vuelvan al modo de supervivencia.

¿Cómo afectará esto a los embrionarios esfuerzos de transición energética de las empresas de petróleo y gas?

Los compromisos de carbono puestos en duda

Un número creciente de compañías de petróleo y gas, lideradas por las grandes empresas europeas, han establecido objetivos para reducir las emisiones de carbono. En un entorno de precios del petróleo de 60 dólares por barril, la mayoría de las empresas estaban generando un fuerte flujo de caja y podían permitirse pensar en estrategias de mitigación del carbono.

Pero ahora, el sector luchará por generar suficiente efectivo para mantener las operaciones y cumplir los compromisos de los accionistas. Todo el gasto discrecional será objeto de revisión, lo que incluye el presupuesto adicional asignado a la mitigación del carbono. Y es probable que las empresas que aún no se han comprometido con las estrategias de reducción de carbono dejen el tema en un segundo plano.

¿Podrían los bajos precios del petróleo frenar el crecimiento mundial de las energías renovables?

Históricamente, el precio del petróleo no ha mostrado ninguna correlación con la inversión en energías renovables. La instalación tanto de energía eólica como solar continuó aumentando durante la última caída del precio del petróleo.

En azul: Instalaciones acumuladas de energía solar y eólica

En rojo: precio del barril de petróleo

Las compañías de petróleo y gas constituyen una proporción mínima de la inversión mundial en renovables. El sector representa menos del 2% de la capacidad solar y eólica mundial. Incluso si Big Oil dejara de invertir en renovables, eso tendría un impacto menor en el crecimiento.

¿Pueden las energías renovables competir con los proyectos de O&G a 35 dólares por barril?

A 60 dólares por barril, los activos solares y eólicos, con un rendimiento medio de 5-10% de TIR, han tenido dificultades para competir con los rendimientos de dos dígitos esperados para el petróleo y el gas. Pero con el precio actual del petróleo, los rendimientos del petróleo y el gas están ahora en línea con lo que los inversores pueden esperar de los proyectos solares y eólicos de bajo riesgo.

En un post anterior, la Dra Kretzschmar había señalado que «A 35 dólares por barril, el 75% de los proyectos ni siquiera cubren el costo de capital». Lo más sorprendente es que las altas tasas de retorno proyectadas para los proyectos de petróleo y gas se han desplomado de alrededor del 20% al 6%, dijo. «Están muy en línea ahora con lo que se puede obtener de los proyectos solares y eólicos». «El sector del petróleo y el gas ya es un sector muy poco querido por los inversores y en este tipo de entorno de precios del petróleo, se convierte en un sector de baja rentabilidad, alto riesgo y alto carbono», dijo Kretzschmar. «No es una propuesta muy atractiva». Con los precios del petróleo que algunos predicen que se derrumbarán aún más, Kretzschmar es tajante: «A 20 dólares [la industria] será diezmada».

¿Hay un resquicio de esperanza en el colapso del precio del petróleo?

El tiempo dirá cómo el gasto en energía limpia se ve afectado cuando se recortan los presupuestos. Pero la transición energética está aquí para quedarse. En todo caso, las presiones para comprometerse con el carbono neto cero sólo se intensificarán. Las energías renovables presentan oportunidades para las empresas con balances sólidos. La diversificación hacia las energías limpias podría asegurar su supervivencia a largo plazo.