De Raedemaeker: “Al productor le preocupa la inestabilidad política y económica del...

De Raedemaeker: “Al productor le preocupa la inestabilidad política y económica del país”

Compartir

El presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona (Cartez), Gabriel de Raedemaeker, deseó que las elecciones “lleguen rápido y que pasen con la mayor tranquilidad”, porque dijo que al productor hoy le preocupa la inestabilidad política y económica que vive el país porque golpea en su economía.

El siguiente fue el diálogo mantenido con El Semiárido durante el encuentro del consejo directivo de Cartez, realizado el viernes pasado en la Sociedad rural Río Quinto, en Villa Mercedes:

– ¿Cuáles son las mayores preocupaciones del productor y qué desafíos les plantea esto a la dirigencia gremial?

Son varias. Por un lado, la cuestión política general del país, la inestabilidad económica y cambiaria que se vive en este momento y que le pega a la economía del productor.

Por otro lado, ciertas restricciones ambientales, no fundadas científicamente, sino con algún criterio dogmático e ideológico que dan vuelta y que terminan frenando de manera absolutamente inconsulta e irracional la producción en zonas importantes productivas del país.

Además, la preocupación general de la alta carga impositiva que afecta transversalmente a todas las producciones, incluidas las retenciones y la maraña de legislación tributaria que condicionan muchas veces producciones porque las hacen inviables desde el punto de vista no sólo económico, sino también administrativo.

– ¿Y a las gremiales qué desafíos les plantea esto?

Nos plantean el desafío de hacer ese tipo de reclamos, trasladarlos a quienes toman decisiones en los distintos estamentos del gobierno de una manera que fomente el diálogo y no desestabilice a ningún gobierno, porque somos conscientes de que cualquier chispita puede generar un conflicto social que termine debilitando a la democracia.

Tenemos que hacer estos planteos de manera muy correcta, en medio del diálogo, fomentando el intercambio de opiniones y no simplemente saliendo como hacen otros gremios, a hacer una manifestación callejera con cortes de calles en las ciudades.

– ¿Cuánto les sigue preocupando las modificaciones del Código Penal que establecen duras penas para lo que se consideran delitos ambientales?

Esa preocupación es la que planteaba como riesgos de la legislación que tengan que ver con la producción.

Si bien defendemos y representamos únicamente a los productores que hacen bien las cosas, que aplican bien las prácticas, que buscan producir más, pero cuidando el medio ambiente y a sus vecinos, no podemos dejar de preocuparnos por una legislación que puede terminar desembocando en algo no deseado o dándole de pronto una herramienta a algún fiscal que pueda estar ideologizado o con algún interés político y termine generando una cacería de brujas.

E incluso, por estar aplicando correctamente la legislación vigente, terminen cayendo en una contravención que les implique un riesgo de cárcel.

– El presidente Macri cuestionó el fallo judicial de Entre Ríos por las distancias mínimas para fumigar, que resta un 20% de la actual superficie cultivable de esa provincia.

No sé cuántos metros tienen que ser, si 2, 5, 100 o 1.500 como plantean alocadamente algunos municipios. Sino lo importante es de dónde surgen esas distancias. Si surgen de la discusión técnica, de estudios científicos es una cosa, pero si vienen únicamente del posicionamiento ideológico de un grupo radicalizado, extremo y proambientalista, es otra cosa distinta.

– Debe ser una discusión técnica y no política.

Es lo que pedimos. Somos los principales defensores del medio ambiente porque vivimos del medio ambiente, por lo que somos principales interesados en que no se deteriore porque estaríamos deteriorando nuestro lugar de vida y nuestro medio de vida.

– Los productores de cítricos le plantearon al presidente Macri que con las neo retenciones están peor que en la época del kirchnerismo…

En cada oportunidad que tenemos manifestamos que estamos absolutamente en contra de las retenciones. No hay retenciones buenas para un gobierno y malas para otro, sino que son el peor de los impuestos.

El peor impuesto son las retenciones. Si tenemos que pagar impuestos deben ser impuesto a las ganancias cuando las haya y no una retención, que aún en las pérdidas el Estado te lo retiene, independientemente del resultado económico. Así hayas perdido mucha plata, la producción que vendés viene con esa retención.

Es tremendamente injusto y, además, es una aspiradora de recursos del interior hacia la Capital Federal, porque esa plata va a un gobierno central que no sé con qué criterio los distribuye si no se coparticipa.

– Se habla de la falta de leche de una marca en las góndolas. ¿Qué lectura hacen ustedes?

No falta leche, sino una marca de leche de una empresa líder que tiene que vender a un “precio cuidado”.

Puede haber un bajón estacional producto de alguna lluvia o estrés por temperaturas, pero largamente está asegurada la provisión de leche en la Argentina porque no podemos consumir en el mercado interno todo lo que producimos.

Es más, en momentos de excedentes se transforma en leche en polvo para derivarla hacia algún eventual faltante o a la exportación.

Que quede claro: no ha faltado leche, sino que faltó en algunas góndolas de los supermercados una marca en especial, que obedece a un interés económico de la empresa que la produce, pero no es un problema de la producción ni del eslabón primario.

El productor todos los días sigue alimentando a sus vacas y las sigue ordeñando y entrega su leche. Ahora, cómo esa leche llega a la góndola, pasa a ser un problema de la industria.

– ¿Cómo ven el año político, que cada vez se está precipitando más, tanto en San Luis como en Córdoba?

Con mucha preocupación, porque esto genera un clima de inestabilidad, que se ve todos los días en el tipo de cambio.

Queremos que las elecciones sean lo más rápido, transparente y lo menos traumáticas posible para podernos sentar a conversar después con el próximo gobierno, provincial y nacional, como en cualquier democracia estabilizada de cualquier país sano del mundo, el cambio de gobierno no sea un shock traumático que nos lleve como un péndulo de un lado hacia otro, sino que se simplemente el cambio de partido gobernante.

Debemos tener un lineamiento y quizás cambiar los actores, pero no se debe pasar de un extremo al otro en un sistema económico y político.

Estamos preocupados también porque vemos que el país estará parado de aquí hasta diciembre y nosotros tenemos que seguir produciendo, como la gente tiene que seguir viviendo, pero estamos frizados.

El riesgo país es un síntoma de incertidumbre política. Es un tiempo muy loco, que nadie imaginaba hace cuatro años vivir una situación de inestabilidad como ésta.

producción: El Semiárido.