Cuáles son los contrapuntos de la Mesa Láctea

Cuáles son los contrapuntos de la Mesa Láctea

Compartir

La discusión que se viene generando en la mesa de competitividad láctea respecto de la institucionalización del mercado es impulsado hoy sólo por las entidades del campo. Gobierno e industria descreen que sea el mecanismo para evitar abusos de posición dominante o precios justos. La transparencia permite reglas de juego claras.

Actualmente la leche en la Argentina se vende y se compra, y sus precios se rigen bajo la oferta y la demanda. Para que estos mejoren es necesario llevarlo hacia un mercado similar al de los granos adonde se podrá determinar su tenor graso, proteínas, células somáticas, entre otros ítems.

Hoy el tambero no puede vender su leche a otro que no sea la industria. Así lo establece el Código Alimentario en su artículo 556 Bis.

«La leche que se lleva a la mañana el camión no sé a cuanto me la van a pagar. Esto es un sistema inadmisible», señaló desde Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), su vicepresidente Jorge Chemes.

Esta entidad viene pidiendo precisamente dar un salto de calidad en la cadena, «pero siempre tuvo la negativa de la industria y Gobierno. Es un capricho», dijo Chemes.

Pero CRA no es sólo la que reclama la transparencia. «Nosotros no nos oponemos de ninguna manera a que vayamos hacia una institucionalización», afirmó el representante de Coninagro, Daniel Kindebaluc quien a la vez sostuvo que el Sistema Integrado de Gestión de la Lechería Argentina (Siglea) creado por la actual gestión «refiera más a lo que pasó antes puesto que publica precios que son del mes anterior. Lo que se necesita acá es saber los valores antes de vender. Hace falta tener condiciones de entrega».

En la misma línea se pronunció desde el Comité de Lechería de la SRA, Maximiliano Russ: «nunca hemos dicho que no lo queremos solo decimos que hay que alinear las variables económicas».

Para la dirigente de la Federación Agraria, Marisa Boschetti «el Gobierno no tiene muchas ganas de institucionalizar el mercado. Nosotros también pedimos la transparencia pues es la única forma de tener certeza de lo que vendemos».

Es claro entonces que el sector productivo quiere vender sus productos en un mercado como el granario, pero para el presidente del Centro de la Industria Lechera (CIL), Miguel Paulón: «la leche no es lo mismo que los granos. Dado que acá cada uno la vende por donde quiere y pide el precio que quiere».

«La única entidad que pide tener un mercado más ordenado es CRA. Esto ya fue discutido en la mesa y nadie plantea esa quimera, y además está firmado en las actas», subrayó el director de Lechería, Alejandro Sammartino.

Parece que alguien no dice la verdad.

Fuente: BAE Negocios