Criadores de cerdos se unen para comprar y vender mejor

Criadores de cerdos se unen para comprar y vender mejor

Compartir
Saborgneano, productor de Rodeo Viejo. El Whatsap como auxilio para que le paguen un precio justo.

El título también podría dar vueltas alrededor de “Cómo la tecnología puede ayudar en la comercialización”, o también “la iniciativa colectiva como actitud superadora”.  Daniel Saborgnano, productor de Rodeo Viejo, colonia cercana a La Punilla, creó un grupo de whatsapp con una docena de colegas para compartir información que utilizan para colocar mejor sus capones o para conseguir mejores precios de insumos y medicamentos.

 

“Todo comenzó un día, hace cosa de un mes, cuando me di cuenta de que el abastecedor que me compraba los cerdos le pagó 2 pesos más por kilo vivo a un primo mío de La Lagunilla, cuando los dos criamos con la misma calidad. Cuando le pedí explicaciones al comprador, me dijo que lo hizo porque estaba necesitando cerdos y tuvo que pagar algo más. ¿Mis cerdos no valen 2 pesos más?, le pregunté, pero no obtuve respuesta. Entonces cuando llegué a casa se lo comenté a mi señora y ella me sugirió que preguntáramos a otros vecinos cómo estaban vendiendo, para tener una mejor información”.  De esta manera, Daniel Saborgnano, criador de cerdos de la zona de Rodeo Viejo, explica cómo surgió la idea de conformar un grupo de whatsapp con otros productores para intercambiar información y poder tomar mejores decisiones a la hora de vender sus capones o comprar alimento o vacunas.

Lo primero que hizo fue comunicarse con Adrián Exefani, un vecino con el que siempre están en contacto y éste le dijo que había vendido a 29 pesos. “Cómo 29, le dije, si se están pagando 30 y yo he vendido hasta a 32 y sé que están pagando hasta 34 pesos”, mencionó Saborgnano, y entonces su esposa le pidió los números de otros productores vecinos para formar un grupo de whatsapp y empezar a intercambiar información.

Comentó el productor de Rodeo Viejo que apenas intercambiaron los primeros datos hubo muchos sorprendidos. Entre los nuevos adherentes se encontraban el ingeniero Francisco “Pancho” Demarchi, vicepresidente de la Sociedad Rural de Río Cuarto y con campo en La Aguada, cerca de Saborgnano, y también se sumó Hugo Príncipe, también directivo de la entidad.

“Todos se mostraron contentos y dispuestos a compartir la información, pero yo les advertí que también tenemos que preocuparnos por producir todos con la misma calidad. Si no, no se pueden comparar los precios. Hay gente que tiene muy lindos criaderos, con todas las etapas en confinamiento, y pueden llegar a vender mejor que nosotros”, precisó, fijando de entrada una de las metas que se han propuesto. Ir mejorando la calidad hasta lograr una producción homogénea que les permita comparar mejor los precios y gestionar también alguna mejora  con los compradores.

“Porque el problema que tenemos, es que al precio siempre lo pone el comprador. Y nos lloran que si nos aumentan dos pesos se van a fundir. Nosotros estamos quebrados de hace rato”, puntualizó.

Reuniones

Explicó entonces que una de las primeras reuniones que tuvieron fue para analizar con un proveedor la posibilidad de incorporar harina de carne en la alimentación para abaratar costos, algo que sólo se puede hacer -les explicaron- en las etapas de desarrollo y terminación, no en las primeras etapas de la cría, por el tema de las enfermedades que pueden llegar a transmitirse por el alimento. Sin embargo, llegaron a la conclusión de que se usaría tan poco que no valía la pena cambiar la fórmula del balanceado y además el interés despertado entre los proveedores haría subir el precio hasta equipararlo con el del expeller de soja, prácticamente.

Descartada esta idea, pusieron la mira en organizar compras conjuntas de expeller entre dos o tres productores vecinos, a fin de reducir el costo del flete. “Con Exefani, por ejemplo, compramos una batea y entonces viene el transporte y descarga la mitad en cada campo, y es más barato el flete”, dijo Saborgnano, quien aclaró que con el expeller no pueden buscar mejoras de precios porque cuesta lo mismo en todas partes.

En cuanto al nivel de participación, comentó que en el grupo de whatsapp hay 24 productores actualmente. En cuanto a las reuniones que están teniendo cada 15 días, más o menos, dijo que en la primera fueron 6 productores y en la segunda, que se hizo en la Sociedad Rural, se juntaron 14 productores. “Tenemos gente de Río Seco, de Sampacho, de Gigena y hay un muchacho de Venado Tuerto, y eso está bueno porque él está en otro grupo de allá y a nosotros nos permite tener información de otra provincia”, señaló, para explicar que conocer los precios de Santa Fe o de Buenos Aires está bueno porque a lo mejor te dicen que te pagan 40 pesos pero tenés que hacerte cargo del flete.

Expresó también su preocupación por el precio que tiene la carne de cerdo en la carnicería, porque “está muy cara”, situación que se viene reclamando también desde las entidades del campo. “La están vendiendo prácticamente al mismo precio que la carne de vaca, cuando sus costos son totalmente distintos. Y cuando les preguntamos a los carniceros por qué hacen eso, nos responden que es porque si le venden más barata no pueden colocar la carne de vaca. Y nos están jodiendo a nosotros, porque la producción de cerdos es muy dinámica. Si yo tengo un capón terminado, lo tengo que vender porque al mismo tiempo me está entrando un lechón al que tengo que engordar. Con los novillos, en cambio, un tiempo se puede retener en el campo a la espera de un mejor precio”, indicó Saborgnano, para enfatizar en que “la cría de cerdos es como una rueda que tiene que girar permanentemente. Si tengo un destete, al mismo tiempo tengo que vender los terminados. Por eso debemos vender todas las semanas”.

Entre los temas para las próximas reuniones, el impulsor del grupo consideró que sería en los próximos días, apenas definan el tema por tratar, que podría ser cómo hacer una compra conjunta de vacunas. Y descartó la posibilidad de que este grupo termine transformándose en una cooperativa o alguna otra forma asociativa. “No lo hemos considerado porque los argentinos somos muy individualistas. Entonces dialogamos, compartimos, pero después cada uno se maneja por su cuenta. En eso está el encanto de este grupo”, concluyó.

Producir y exportar más carne de vaca, para producir más cerdos

Para Hugo Príncipe, que además de ser criador de cerdos es contratista rural, la conformación del grupo de whatsapp es muy importante, porque les da una posibilidad de información que hasta ahora no tenían y que les permite vender mejor su producción. “Falta pulir un poco la forma de trabajo pero la idea es compartir precios para negociar mejor con nuestros compradores y, al mismo tiempo, gestionar compras en conjunto de insumos en mayor cantidad. Es una especie de cooperativismo pero sin formalizarlo y manteniendo las facturas individuales para cada operación”, afirmó, para añadir que quien quiera integrarse al grupo puede dirigirse a la Sociedad Rural y dejar su nombre y su teléfono. “Ahora somos más, pero cuando nos reunimos los primeros 10 productores, representábamos una capacidad de compra para 1.200 madres”.

Luego de coincidir con Saborgnano en que no puede ser que un kilo de novillo cueste 150 pesos y el de cerdo 140, cuando un capón se hace en 6 meses y terminar un novillo lleva casi 2 años.  Además el novillo rinde un 54% de carne y el lechón 84%. Lo mejor, para solucionar este problema, sería que nosotros vendiéramos directamente al frigorífico, y lograr así que la carne en la góndola esté a 80 pesos y no a 140 como la ponen la mayoría de las carnicerías.

A su juicio, a lo que habría que apuntar a nivel país es a que se exporte mucha más carne vacuna, para que entren más dólares al país y los argentinas sepamos comer las carnes alternativas.

 

Fuente: PUNTAL  Tranquera Abierta.