Inicio clima - meteorología Cambio climático: Alarma por la ola de calor sin precedentes en Siberia

Cambio climático: Alarma por la ola de calor sin precedentes en Siberia

Temperaturas inusualmente altas en la región relacionadas con los incendios forestales, el derrame de petróleo y los enjambres de polillas, garrapatas y mosquitos

Una prolongada ola de calor en Siberia es «indudablemente alarmante», han dicho los científicos del clima. Las extrañas temperaturas han sido relacionadas con incendios forestales, un enorme derrame de petróleo y una plaga de polillas come-árboles.

A escala mundial, el calor de Siberia está ayudando a empujar al mundo hacia su año más caliente registrado en 2020, a pesar de un descenso temporal de las emisiones de carbono debido a la pandemia de coronavirus.

Las temperaturas en las regiones polares están aumentando más rápidamente porque las corrientes oceánicas llevan el calor hacia los polos y el hielo y la nieve reflectante se está derritiendo.

Desde hace menos de un mes venimos reportando situaciones inusuales y eventos extremos en Siberia: primero fue el adelantamiento de la temporada de incendios, luego temperaturas de 35°C en plena primavera, luego el paso de tornados y por último el derrame de petróleo presumiblemente por el derretimiento del permafrost.

Cuando parecía que no podían suceder más cosas, las crónicas locales informan de inundaciones severas, de nevadas en pleno junio, de invasión de insectos y de la posibilidad de navegación por ciertas rutas un mes antes de lo usual.

Ahora de nuevo es noticia por una nueva ola de calor.

Las ciudades rusas del círculo polar han registrado temperaturas extraordinarias, con Nizhnyaya Pesha alcanzando los 30ºC el 9 de junio y Khatanga, que suele tener temperaturas diurnas de alrededor de 0ºC en esta época del año, llegando a los 25ºC el 22 de mayo. El registro anterior era 12C.

En mayo, las temperaturas superficiales en algunas partes de Siberia fueron de hasta 10°C por encima de la media, según el Servicio de Cambio Climático de Copérnico (C3S) de la UE. Martin Stendel, del Instituto Meteorológico Danés, dijo que las temperaturas anormales de mayo que se observan en el noroeste de Siberia probablemente se den sólo una vez cada 100.000 años sin el calentamiento global causado por el hombre.

Freja Vamborg, un científico senior del C3S, dijo: «Es sin duda una señal alarmante, pero no sólo mayo fue inusualmente cálido en Siberia. Todo el invierno y la primavera tuvieron períodos repetidos de temperaturas del aire en la superficie superiores a la media.

«Aunque el planeta en su conjunto se está calentando, esto no está sucediendo de manera uniforme. Siberia occidental se destaca como una región que muestra una mayor tendencia al calentamiento con mayores variaciones de temperatura. Así que hasta cierto punto las grandes anomalías de temperatura no son inesperadas. Sin embargo, lo que es inusual es el tiempo que han persistido las anomalías más cálidas que el promedio».

Marina Makarova, la meteoróloga jefe del servicio meteorológico ruso Rosgidromet, dijo: «Este invierno fue el más caluroso de Siberia desde que comenzaron los registros hace 130 años. Las temperaturas medias fueron hasta 6°C más altas que las normas estacionales».

Robert Rohde, el científico principal del proyecto Tierra de Berkeley, dijo que Rusia en su conjunto había experimentado altas temperaturas récord en 2020, con un promedio de enero a mayo de 5,3°C por encima de la media de 1951-1980. «[Este es un] nuevo récord por un masivo 1.9C», dijo.

En diciembre, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, comentó sobre el inusual calor: «Algunas de nuestras ciudades fueron construidas al norte del Círculo Ártico, sobre el permafrost. Si comienza a descongelarse, puedes imaginarte las consecuencias que tendría. Es muy grave».

El deshielo del permafrost fue, al menos en parte, el culpable de un derrame de combustible diesel en Siberia este mes que llevó a Putin a declarar el estado de emergencia. Los soportes del tanque de almacenamiento se hundieron repentinamente, según sus operadores; los grupos ecologistas dijeron que el envejecimiento y la infraestructura mal mantenida también eran culpables.

Los incendios forestales han arrasado cientos de miles de hectáreas de los bosques de Siberia. Los agricultores a menudo encienden fuegos en primavera para despejar la vegetación, y una combinación de altas temperaturas y fuertes vientos ha hecho que algunos incendios se quemen de forma descontrolada.

Los enjambres de la polilla de la seda de Siberia, cuyas larvas se alimentan de las coníferas, han crecido rápidamente con el aumento de las temperaturas. «En toda mi larga carrera, nunca había visto polillas tan grandes y que crecieran tan rápidamente», dijo Vladimir Soldatov, experto en polillas, a la AFP.

Advirtió de las «trágicas consecuencias» para los bosques, ya que las larvas despojan a los árboles de sus agujas y los hacen más susceptibles a los incendios.

Pero no sólo polillas, el Siberian Times da cuenta de invasión de mosquitos completamente inusuales, y más al sur de Krasnoyarsk hay una actividad extrema de garrapatas, con el número de ellas aumentando 200 veces por encima de lo normal. En Siberia, las garrapatas suelen ser portadoras de encefalitis y de la enfermedad de Lyme. Más de mil personas ya han informado de picaduras de garrapatas en la región de Kuzbass. En la región de Tiumén los médicos han registrado últimamente cien casos de picaduras de garrapatas al día, dijo el jefe del hospital infeccioso regional Galina Polushkina.

Fuente: The Guardian