Arcor debe auxiliar con $ mil millones a La Campagnola

Arcor debe auxiliar con $ mil millones a La Campagnola

Compartir
Algunas alimentarias están en caída por las políticas implementadas para el sector

La multinacional argentina Arcor deberá inyectar $1.000 millones a La Campagnola para cancelar su deuda porque el fabricante de mermeladas multiplicó sus pérdidas por diez desde 2016.

La decisión sobre La Campagnola, publicada por El Cronista, la tomó el directorio en su última reunión en la ciudad de Córdoba, encabezada por el presidente de la empresa, Luis Pagani, y cuya acta se informó una semana más tarde -este último viernes- a Bolsas y Mercados Argentinos (ByMA).

Según estos datos, el pasivo de la Campagnola ascendía a $2872, 7 millones al 30 de septiembre. De ese monto, $1867, 4 millones correspondieron a préstamos. En el ejercicio de nueve meses cerrado hasta esa fecha, la empresa facturó $3345,7 millones (22% más que un año antes), con una pérdida neta de $393,2 millones. Es decir, $255 millones más que en igual período de 2017. La sociedad, según asentó en su último balance trimestral, registró una pérdida acumulada de $667,28 millones, «que insumen las reservas y más del 50 por ciento el capital».

Los números son alarmantes porque reflejan que el resultado operativo de la compañía pasó de $59,45 millones positivo en 2016 a un negativo de $183,65 al año siguiente. El resultado neto fue una pérdida de $299,53 millones: un rojo cerca de 10 veces superior al de 2016.

Arcor, dueña del 99,6 por ciento de La Campagnola, también atraviesa un año muy complejo. En rigor, Pagani debió salir a explicar en un comunicado que no estaba entre sus planes reestructurar su abultada deuda, luego que la devaluación hiciera que sus gastos financieros pasaran de los 2.000 millones de pesos que promediaba en el 2017 a más de 13.200 millones de pesos en los primeros nueve meses de 2018. Se suma a esto una pérdida en lo que va del año que supera los 6.200 millones de pesos, lo que llevó a operadores del mercado a concluir que la reestructuración era el camino más probable.

La delicada situación financiera de una de las empresas emblemáticas del país fue revelada por LPO en base a la información que surge de los propios balances de la compañía. De acuerdo a sus estados financieros al 30 de septiembre de este año, la firma registraba una pérdida de $6.247 millones, cuando doce meses atrás mantenía una ganancia superior a los $1.000 millones.

La noticia, como era esperable y reconoció la propia compañía en su texto, tuvo una amplia repercusión. En el comunicado emitido, Arcor asegura que «no se encuentra en ningún proceso de reestructuración de sus pasivos, ya que cuenta con una sólida posición financiera». Sin embargo, de los propios estados contables de la compañía surge que sus pasivos se incrementaron principalmente porque sus gastos financieros crecieron un 563%, lo que revela que la compañía no se cubrió ante la devaluación.

Para tener una idea de la delicada situación que atraviesa, el año que viene enfrentará necesidades financieras por unos 40 millones de dólares y su patrimonio neto al 30 de septiembre era de unos 199 millones de dólares a la cotización actual. La empresa de Pagani contrajo entre 2016 y 2017, unos 500 millones de dólares de deuda con sus Obligaciones Negociables (ON) Clase 9, que la obligan a desembolsar 30 millones de dólares al año hasta julio de 2023; luego tomó un crédito bancario en 2017 por otros 50 millones de dólares. Le esperan vencimientos muy exigentes en dólares y a tasas muy altas, dado el riesgo país de la Argentina. En lo inmediato, deberá cancelar 285 millones de pesos de las ON Clase 10 el próximo 3 de mayo.

Fuente: La Política on Line