Inicio Agricultura Aportes para mejorar la producción y utilización de sorgo y maíz

Aportes para mejorar la producción y utilización de sorgo y maíz

El Silaje de maíz o sorgo en los sistemas ganaderos es una alternativa productiva estratégica de la ganadería bovina para el desarrollo y la competitividad de los territorios. El especialista Marcelo de León de INTA Manfredi junto a investigadores de INTA San Luis detallaron algunos valores de producción y calidad durante la jornada desarrollada el jueves 3 de octubre en la sede de la Agencia de Extensión Rural de INTA de Villa Mercedes.

El panorama actual plantea un crecimiento en la superficie destinada a silajes que indican procesos de mejora en la intensificación de los sistemas ganaderos en regiones muy amplias de nuestro país. El especialista Marcelo de León plantea que la superficie destinada comprende unos 2 millones y medio de hectáreas y sigue creciendo a través de los años. Esto demuestra la apropiación de la herramienta como estrategia tecnológica.

“Estamos viendo casos con resultados muy positivos en lo productivo y económico; también trabajos mal realizados con altos niveles de pérdidas. Quiere decir que la potencialidad de hacer las cosas bien está, el conocimiento está y debe ser aplicado”, explica de León.

Tener en cuenta aspectos cuantitativos en el proceso de ensilado, seguir y cualificar cada uno de los indicadores, constituye la clave en el diagnóstico para la mejora permanente. Para el investigador, entrar en ese ejercicio, permite mejorar en forma significativa la producción sin pérdidas y minimizar el impacto económico.

El proceso de ensilado arranca en el cultivo, por lo tanto el primer paso es verificar a los dos cultivos principales en la actividad (Maíz y Sorgo) y el tipo de híbridos en cada caso.

“Tener en cuenta qué cultivo voy a sembrar y la relación ambiental en la zona o lote del campo es fundamental ya que ésta es la materia prima en la cual se reflejan dos variables importantes: el rendimiento, cantidad de forraje para ensilar y la composición; cantidad o proporción de grano, tallo y hoja relacionado al alimento que vamos a conservar para la producción ganadera” afirma el investigador.

El segundo paso está relacionado con la confección del silo donde se procura obtener un producto con determinadas características a nivel nutricional; es decir obtener un alimento en cantidad y calidad transformándolo en carne o leche de la forma más eficiente posible.

Marcelo de León plantea que “existen pautas claras para seguir que tienen que ver con el estado de cultivo como: el porcentaje de materia seca como punto fundamental, el trabajo de picado en las máquinas, la compactación (altura de picado, uso de cracker) y el proceso mecánico con el cual terminemos el compactado para su conservación”

El tercer paso es la extracción y suministro adecuado de alimentación de los animales y el resultado productivo que nos proponemos como objetivo.

Indicadores

Analizar el proceso desde el cultivo a la carne o leche permitió a los investigadores de Manfredi desarrollar 25 indicadores detectando las principales fuentes de problemas que se centralizan en tres puntos importantes como el arranque del cultivo, el proceso de confección del silo y cómo lo utilizamos.

En éste sentido de León marca que “hay muchos errores en el sistema de silos, hay creencias o supuestos desde el punto de vista de las características del cultivo y lo que producen distintos híbridos de maíz y sorgo, creo que hay bastante información que puede ayudar a romper mitos”.

“También el proceso de confección tiene una serie de indicadores y características en el proceso: cultivos muy secos, que no están en condiciones óptimas ni se pican o compactan bien y el último punto donde vemos pérdidas importantes en el uso suministro o por desprolijidades en la extracción, los comederos y las formas de suministrar con niveles de pérdidas muy grandes”.

Qué pasa en San Luis

Por su parte, Ricardo Sager, de INTA San Luis, presentó un relevamiento en la calidad de silos de sorgo desarrollados en la provincia de San Luis.

Los casos estudiados corresponden a establecimientos de la provincia de San Luis donde se analizaron silos confeccionados por los productores que abarcan toda la superficie provincial. “De estos análisis surge que los productores son muy dependientes de la disponibilidad de contratistas para el ensilado y no se puede elegir el momento de picado apropiadamente y como consecuencia hay mucha variabilidad en los resultados de calidad, desde muy malos a muy buenos”, remarcó Sager.

El cierre de la jornada estuvo a cargo de Jorge Garay de INTA San Luis, quien introdujo algunas recomendaciones sobre el control de malezas en maíz y sorgo; seguido por Julián Siri, representante de la empresa Advanta quien hizo hincapié en controlar gramíneas en pos emergencia desde una tecnología inteligente para potenciar el cultivo del sorgo en el control de malezas y sus principales limitantes.

Fuente: INTA San Luis